Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Zepp-LaRouche en Moscú: la estrategia para construir una comunidad con un futuro compartido para toda la humanidad

30 de octubre de 2018
helga-20181030.jpg

30 de octubre de 2018 — La Presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, viajó esta semana a Moscú para dar una destacada presentación en la 23ava Conferencia Académica Internacional del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia. En vísperas de las elecciones intermedias en Estados Unidos, en un momento en que se intensifican las tensiones orquestadas por los británicos, entre EU y Europa por un lado, y Rusia por el otro, así como también contra China, Zepp-LaRouche ofreció una perspectiva clara para resolver la crisis existencial que enfrenta la humanidad.

“Hay dos asuntos que pueden cambiar radicalmente todo en el futuro inmediato, que podrían definir caminos para un futuro totalmente opuestos. El primero tiene que ver con la batalla monumental que se está librando en este momento en EU, en donde pudiera triunfar el intento de golpe en contra del Presidente Trump... lo cual tiene la intención de evitar que materialice sus intenciones de poner en buenos términos las relaciones entre Estados Unidos y Rusia... O, si Trump logra consolidarse en el poder, a pesar de los muchos tonos bélicos que se están escuchando ahora en EU, entonces existe la posibilidad de que él pueda en la segunda parte de su primer mandato, mejorar las relaciones con Rusia y regresar a su actitud inicial positiva hacia China”.

El segundo asunto central que enfrenta la humanidad, afirmó Zepp-LaRouche, es el poder diseñar una solución “que aborde los peligros existenciales de todas las naciones por lo que se requeriría que se eleve el nivel de discusión y forma de pensar. Lo que mi esposo, Lyndon LaRouche, propuso hace ya varios años, aún es vigente: Las cuatro naciones más poderosas en el mundo, EU, Rusia, China e India, apoyadas por otras, como Japón, Corea del Sur y las demás, tienen que establecer en un corto plazo un Nuevo Sistema de Bretton Woods”.

Indicativo del potencial de dicho nuevo orden es la visita recién concluida del primer ministro de Japón Shinzo Abe a China. Abe decidió hablar sobre sus disputas históricas en el nuevo marco que se está creando en torno a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, en donde enfatizó que los dos países se estaban adentrando ahora en una nueva era, una era no basada en la “competencia” sino en la “cooperación”. Esto es similar a los logros decisivos alcanzados por el Presidente Trump y el Presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, en la cumbre que sostuvieron el 12 de junio, a la que Helga Zepp-LaRouche se ha referido como el “Modelo Singapur” de relaciones basadas en el desarrollo y la paz entre naciones soberanas.

También las naciones de Europa e Iberoamérica han estado orientándose cada vez más hacia este emergente Nuevo Paradigma.

Como lo planteó Zepp-LaRouche en sus comentarios iniciales en Moscú: “La gran pregunta que debe estar haciéndose cada ser humano pensante sobre este planeta, es esencialmente la misma que se debatió tan acaloradamente en la joven república estadounidense, según se registró en el Federalist Papers: ¿Es la sociedad humana capaz de una forma eficiente de autogobierno? Solo que eso, en esta ocasión, no es una cuestión que solo involucre a una sola nación; involucra a toda la humanidad: la necesidad de un nuevo paradigma en el orden mundial”.