Entran en efecto la nueva ronda de sanciones de E.U. contra Irán

9 de noviembre de 2018

9 de noviembre de 2018 — El secretario de Estado, Mike Pompeo, y el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, anunciaron el lunes 5 de noviembre que entró en efecto hoy la segunda ronda de sanciones en contra de Irán, conforme al anuncio que hizo el 8 de mayo el Presidente Trump, de retirarse del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPA por siglas en inglés) del 2015. Las sanciones están dirigidas en particular al sector financiero de Irán, y afectan 50 bancos y otras instituciones financieras, que se suponen que facilitan las actividades de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardias Revolucionarias de la República Islámica. También tienen el objetivo de reducir las exportaciones petroleras de Irán a cero, así como una serie de otras actividades en donde participa el gobierno iraní.

“Nuestro objetivo es matar por inanición al régimen iraní quitándole el ingreso que emplea para financiar actividades violentas y desestabilizadoras por todo el Medio Oriente, y en realidad por todo el mundo”, dijo Pompeo durante una conferencia de prensa el lunes 5. “Nuestro objetivo último es convencer al régimen que abandone su actual curso revolucionario”.

“Los dirigentes de Irán tienen que dejar de apoyar al terrorismo, parar la proliferación de misiles balístico, ponerle fin a sus actividades regionales destructivas y abandonar sus ambiciones nucleares inmediatamente, si es que quieren obtener un alivio a las sanciones” dijo Mnuchin en declaración por separado, dada a conocer por el Departamento del Tesoro. “De ahora en adelante, solo va a aumentar la presión máxima ejercida por Estados Unidos. Tenemos la intención de garantizar que el régimen iraní deje de desviar sus reservas en divisas hacia inversiones corruptas y a manos de los terroristas”.

Con relación a las sanciones petroleras, Pompeo dijo que 20 países ya han clausurado sus importaciones de Irán, en tanto que China, India, Italia, Grecia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Turquía recibieron un periodo de gracia de 6 meses para que reduzcan sus importaciones a cero. “Nosotros continuamos las negociaciones para lograr que todas las naciones lleguen a cero” dijo.