EIR y el Instituto Schiller presentaron la Iniciativa Franja y Ruta y el Canal de Eurasia a compañías navieras de Atenas

14 de noviembre de 2018

13 de noviembre de 2018 — El 8 de noviembre se presentó la propuesta para construir un Canal de Eurasia para que los barcos atraviesen los mares Caspio y Negro, ante la Junta de Directores de la Asociación Helénica de Compañías Navieras de corta distancia, en el puerto del Pireo, Grecia. La idea fue presentada por Dean Andromidas, representante del Instituto Schiller y de Alerta Estratégico de la EIR en una exposición de 20 minutos y después respondió preguntas de los miembros de la Junta directiva.

El Presidente de Kazajstán Nursultan Nazarbayev y el Presidente de Rusia Vladimir Putin fueron los primeros en proponer el Canal Euroasiático en el 2007. El proyecto requiere un revestimiento de cemento de 750 km a través de la depresión de Manych en el Cáucaso ruso. Contaría con cinco esclusas y podría acomodar barcos del tipo Handymax de hasta 35,000 toneladas de peso muerto (TPM), de tal modo que por primera vez habría barcos de este tipo en el Mar Caspio.

Según el estudio hecho por la compañía china Sinohydro, existe el potencial de transportar por el canal hasta 120 millones de toneladas de carga, entre otros productos, los hidrocarburos de la región del Mar Caspio que representa entre el 6 y 10% de las reservas petroleras en el mundo. También transportará otro tipo de carga a granel, como cereales y recursos minerales. El tráfico de contenedores provenientes de China podría representar de 24 a 30 millones de toneladas. Compárese esto con el Canal Volga-Don que tiene una capacidad de solo 15 millones de toneladas pudiendo albergar barcos que no superen los 5,000 de TPM.

Al abrir toda el Asia Central a la transportación marítima, el Canal de Eurasia crearía un nuevo corredor de desarrollo económico que se extendería desde el puerto de Lianyungang en China en el Mar Amarillo, pasando por Urumqi en la provincia más occidental de China, Xinjiang, hasta el puerto de Aktau en la parte kazaja del Mar Caspio, atravesando hasta el Mar Negro y de ahí al Mar Egeo, justo en la puerta marítima de Grecia. Esta es una región que comprende más de 11 países y más de mil millones de seres humanos. El canal sería una contribución importante a la Iniciativa de la Franja y la Ruta ya en marcha, que comprende la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Nueva Ruta de la Seda Marítima que integraría a Eurasia con África.

El tipo de preguntas que hicieron los participantes mostró un vivo interés en el proyecto, Muchos de los participantes, ya activos en el sector astillero sobre el Caspio y también el Danubio, entendieron de inmediato el potencial de un canal de este tipo. Y aunque uno esperaría muestras de preocupación por el costo de dicho proyecto, este no fue el caso. Uno de los participantes dijo que el problema real es la disposición de las naciones involucradas para emprender el proyecto. En cuanto al financiamiento, el participante habló de China y cómo ha movilizado financiamiento para proyectos gigantescos, una vez que ha tomado la decisión de darle la luz verde.

Dean y Andrea Andromidas también presentaron las ideas del Instituto Schiller, además de la Iniciativa Franja y Ruta y el proyecto del Canal de Eurasia, en una serie de reuniones privadas con altos funcionarios del gobierno y dirigentes del sector del transporte en Grecia, que también mostraron un gran interés.

La Asociación publicó una foto del evento en su portal electrónico.