Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La pelea por la Presidencia de Trump continúa con ferocidad; según Dershowitz, el informe que presentará Mueller será “políticamente devastador”

26 de noviembre de 2018
alan_dershowitz.jpg
Alan Dershowitz durante su entrevista en ABC con George Stephanopoulos, el domingo 25 de noveimbre de 2018. (Foto de pantalla del programa de ABC).

26 de noviembre de 2018 — El experto constitucionalista Alan Dershowitz, un frecuente defensor del Presidente Trump a nombre de la Constitución, fue entrevistado en el programa dominical de la cadena ABC, Face the Nation, en donde dijo que Robert Mueller está preparando su informe oficial con la perspectiva de que sea “políticamente devastador” para el Presidente, y que podría aparecer muy pronto, y la Casa Blanca ya trabaja en su respuesta. Derzhowitz sigue insistiendo en que el Presidente Donald Trump no enfrentará cargos penales por parte de Mueller, pero podría quedar en una situación legal muy precaria con relación a las investigaciones simultáneas que se están llevando a cabo en el Distrito Sur de Nueva York con relación a sus transacciones financieras. Estas investigaciones se han venido coordinando con la indagatoria de Mueller. Dershowitz implicó que Mueller va a estructurar su informe de tal modo que sea lo más perjudicial posible para Trump con el propósito de que abra el camino a un proceso de juicio político en la Cámara de Representantes.

Según Dershowitz, tanto el informe de Mueller como la respuesta del Presidente se darán a conocer al público.

Al final de la entrevista, Dershowitz y otros se refirieron a la existencia de decenas de autos secretos de acusación formal ya en los expedientes del Tribunal de Distrito Federal del Distrito de Columbia, los cuales recientemente los medios noticiosos que difunden las falsedades del Rusiagate, han especulado que dichos autos procesales son de la investigación del Fiscal Especial Mueller. Aunque no hay nada que indique realmente que esto no es más que guerra psicológica, si se dio a conocer recientemente la existencia de un auto procesal secreto contra el fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien al parecer está a punto de ser procesado por publicar la información verídica sobre las perfidias de Hillary Clinton y de su entonces jefe de campaña, John Podesta en las elecciones de 2016.

Es patente que los británicos y sus aliados estadounidenses están frenéticos por acabar con la Presidencia de Trump, sobre todo ahora que se llevarán a cabo próximamente las reuniones decisivas entre los Presidentes Xi Jinping, Vladimir Putin, y Trump en Argentina, luego de las victorias electorales que obtuvo Trump en el Senado en las elecciones de medio período; quieren acelerar la embestida contra la Presidencia de Trump antes de que haga junto con los otros mandatarios cualquier revisión exhaustiva del nefasto y condenado sistema de tipos de cambio flotantes de la City de Londres, de su sistema globalista de libre comercio, un sistema que se tambalea ahora mismo al borde del abismo.

El Comité de Acción Política de LaRouche ha señalado en repetidas ocasiones el origen británico de los ataques contra la Presidencia de Trump desde que era candidato. La elección de Trump en 2016 y su control del Senado, reflejan un proceso de huelga de masas que está ocurriendo en el mundo en contra del fracasado sistema imperial globalista de guerra perpetua y austeridad salvaje contra las poblaciones del mundo. Es por eso que los británicos lanzaron su campaña de guerra informativa contra Trump, con la colaboración de su pieza clave, Barack Obama, sus jefes de inteligencia, James Comey, James Clapper y John Brennan, y la dirigencia del Partido Demócrata. Es por eso que Robert Mueller, el fiscal amoral que procesó a Lyndon LaRouche y otros, y que fue también quien encabezó el encubrimiento del papel de los saudíes en el ataque terrorista del 11-S de 2001, fue elegido como el sicario judicial adulado por los medios noticiosos que actualmente se muestran totalmente esclavizados ante las necesidades de guerra psicológica de una casta dominante en proceso de derrumbarse.

Contrario a quienes sueñan o soñaban con que la investigación de Mueller había terminado ya, aquí hemos subrayado siempre que esta es una pelea hasta el final, que terminará ya sea con Mueller y sus amigos en el suelo o con la caída de Trump. Si los demócratas se unen a los británicos en esto, en vez de colaborar con el Presidente para estructurar una verdadera recuperación económica, van a cosechar el desastre consiguiente, tal y como lo razonó Trump en su análisis de las elecciones de medio período.

En fechas recientes ha habido rumores sordos en la prensa británica que expresa el miedo que tienen a la desclasificación y publicación de los documentos que muestran su papel en el intento de golpe en marcha en Estados Unidos. El diario británico Telegraph informó de la existencia de una campaña de cabildeo de los funcionarios de inteligencia británica y de sus lacayos en la casta dominante estadounidense, para impedir que Trump desclasifique y publique los documentos que muestran el rol británico. Nosotros tenemos la firme opinión de que el Presidente debe desclasificar de inmediato mucho más que los documentos que se refieren al expediente marrullero del agente británico Christopher Steele, o las solicitudes falsificadas para permitir el espionaje a la campaña presidencial de Trump, así como las operaciones británicas contra la campaña de Trump en territorio británico, todo lo cual ya ha trascendido en los medios, de alguna u otra manera. Pero debe también desclasificar todos los documentos que se refieren a los motivos por los cuales los británicos iniciaron los ataques junto con sus lacayos en el gobierno de Obama, en este asalto contra las instituciones de Estados Unidos, de tal manera que la ciudadanía estadounidense tenga los medios con los cuales acabar definitivamente con Robert Mueller y sus aliados.