The Guardian “corrige” su mentira sobre una supuesta reunión entre Manafort y Assange en Londres

30 de noviembre de 2018

30 de noviembre de 2018 — Después de publicar el martes 27 una versión “confirmada” en el sentido de que el asesor de la campaña de Trump, Paul Manafort y algunos “rusos” no identificados, se habían reunido tres veces con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres, The Guardian tuvo que retirar momentáneamente el artículo y después volver a subirlo con correcciones. Como dijo el periodista Max Blumenthal, The Guardian se ha convertido en “un tablero de anuncios sobre la propaganda estatal inventada sobre seguridad nacional”. El autor del artículo, Luke Harding, es un conocido agente de la inteligencia británica.

Inicialmente la reseña del Guardian citaba “dos fuentes” más un documento de la agencia de inteligencia de Ecuador, SENAIN, como prueba de que esas reuniones habían ocurrido. Poco después, luego de las contundentes y firmes negativas de Manafort y Assange, y las amenazas de presentar una demanda por difamación contra el periódico, The Guardian corrigió su versión para retirar el alegato de “dos fuentes” y bajarle al tono al lenguaje en lo que se refiere a las supuestas reuniones, informó RT.

En cualquier caso hay mucho escepticismo sobre el relato de The Guardian. El reportero investigador Glenn Greenwald tuiteó que aunque él espera que la historia original sea cierta, porque The Guardian es un periódico “tan importante”, “el escepticismo sobre este relato está muy generalizado incluso entre quienes odian devotamente a Assange, debido a que es demasiado vago. Si Manafort hubiera estado ahí, habría videos. Veámoslos”.

Blumenthal se pregunta cómo es que el reportero de The Guardian Luke Harding no aportó el libro de registro de visitas de la embajada como evidencia. O “¿por qué no mostrar los videos de seguridad? Londres es el lugar más fuertemente vigilado de la Tierra. Por qué no mostrar eso?”. Blumenthal argumenta que todo esto no es más que un intento por sentar las bases para arrestar y extraditar a Assange. El antiguo diplomático británico Craig Murray destaca que Luke Harding es un vocero del MI6. Agrega también que la seguridad de la embajada ecuatoriana en Londres está muy reforzada y no admiten a nadie sin que firme el libro de visitantes, entregue su pasaporte etc. No existe absolutamente ningún indicio en el libro de registro de visitas que el gobierno ecuatoriano le entregó al Fiscal Especial Robert Mueller que hubiera habido alguna visita de Manafort o de los “rusos”.