Dirigentes italianos en Washington, DC, buscan una alianza para un progreso económico y soberano.

6 de diciembre de 2018

6 de diciembre de 2018 — Marco Zanni, miembro italiano del parlamento europeo y el profesor Michele Geraci, subsecretario de Estado del Ministerio de Desarrollo de Italia, estuvieron la última semana de noviembre organizando en Washington, D.C. a favor de la cooperación económica entre Estados Unidos e Italia, para fomentar el desarrollo económico tanto nacional como internacional, y para rechazar los dictámenes de austeridad de la Unión Europea. Zanni estuvo allí como embajador de los 217 representantes electos y de figuras prominentes de Italia y de otras partes de Europa, que firmaron un llamado para que se adopte una regulación bancaria en Italia y en Estados Unidos, con base a la Ley Glass-Steagall; por su parte, Geraci se reunió con funcionarios del gobierno de Estados Unidos, líderes de la comunidad italiana, representantes de la comunidad financiera y también con miembros del Congreso.

Los dos amigos italianos se reunieron el miércoles 28 de noviembre para conversar sobre sus contactos, y fueron entrevistados por LaRouche PAC-TV, el viernes 30 de noviembre, en su videoconferencia del viernes.

Entre las 20 reuniones que Zanni tuvo con miembros del Congreso y sus asistentes, muchas de ellas fueron muy fructíferas en términos de la colaboración entre Estados Unidos e Italia para apoyar la inversión productiva y la infraestructura económica básica. Zanni ha diseñado un proyecto para un banco de infraestructura para la Lega Norte en Italia, el cual explicó. Algunos representantes estadounidenses estaban más interesados en el conflicto entre la Unión Europea e Italia. Sin embargo, algunos inmediatamente se dieron cuenta del potencial de una alianza que busque crédito a gran escala para invertir en nueva infraestructura, así como de la posibilidad de restablecer la Ley Glass-Steagall, aunque no dejaron de decir que “eso no sucederá por ahora”.

Varios legisladores republicanos le dijeron a Zanni que ellos tenían esperanza de que se aprobara pronto una legislación bipartidista sobre infraestructura; sin embargo, un dirigente empresarial con quien se reunió, dijo que los planes del Congreso y de la Casa Blanca son muy vagos, luego de dos años, y se mostró muy interesado en discutir sobre una política crediticia.