Nuevo ímpetu en la investigación de fusión debe recibir respaldo Federal

12 de diciembre de 2018

12 de diciembre del 2018 –- Cada año, Steve Dean, presidente de Fusion Power Associates, organiza una conferencia para repasar el estado, los avances, y los planes futuros de la investigación de la energía de fusión, internacionalmente. Dean creó Fusion Power Associates en 1980, luego de haber tenido una carrera como líder del programa gubernamental de fusión.

La conferencia de este año fue singular por dos motivos que están relacionadas. Dean le dijo a Marsha Freeman y Megan Beets (del Instituto Schiller, asistentes a la conferencia) que cuando el número de asistentes llegó a 100 personas, tuvo que devolver a los que llegaron después, ya que el lugar solo albergaba un público limitado. El año pasado, dijo, se habían registrado como 80 personas, y el año anterior como 60 personas; está claro que el interés en la fusión está aumentando.

Definitivamente ayudó en este aumento en el interés, el aumento sustancial en el financiamiento de este año que presupuestó el Congreso; pero por años la mayoría del público ha sido los líderes de pelo canoso de varios programas de fusión, recientemente se ha suscitado una afluencia de jóvenes científicos entusiastas e ingenieros. Estos son los comienzos con financiamiento privado, que según informes, consiguieron mil millones de dólares de fondos privados.

Aunque se estima que es muy poco posible que la mayoría o tal vez ninguna, de las compañías privadas vayan a lograr la meta de comercializar la energía de fusión, muchas de ellas están haciendo investigaciones muy valiosas, haciendo pruebas con iniciativas nuevas e innovaciones, e incluso tomado de las ideas fructíferas que en realidad nunca se llevaron a cabo, dado loa recortes en el financiamiento. En general, las compañías de fusión privadas nuevas, pequeñas, no se hacen ilusiones sobre las dificultades de la labor que han emprendido, y han dicho claramente que cuando alcancen cierto nivel (y tamaño) de experimentación, van a necesitar que el gobierno las respalde.

Las breves declaraciones, que no estaban programadas, de una nueva persona designada por la Oficina de Ciencia del Departamento de Energía de Estados Unidos, fueron muy optimistas, al decirles a los científicos de fusión que el trabajo que ellos están haciendo “puede cambiar el mundo”.

Posiblemente esto es un indicio de un cambio radical de parte del gobierno con respecto a la energía de fusión, cuya solicitud del año pasado recibió ningún respaldo y un recorte del presupuesto.

Esta semana, la Academia Nacional de Ciencias, va a publicar su informe con las recomendaciones para un “plan estratégico” para la investigación de la siguiente fase de la antorcha de plasma.

Como lo evidencia el interés y la actividad en investigación de nuevos grupos en la comunidad de fusión, un aumento del respaldo, no nuevos estudios, es lo que necesita ahora la fusión para avanzar.