Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Caos en Europa, mientras que la Nueva Ruta de la Seda muestra la solución

14 de diciembre de 2018
yellow-vests-paris-tear-gas-dec5-2018.jpg
Gases lacrimógenos contra los Chalecos Amarillos, en París, Francia, el sábado 8 de diciembre de 2018 (Foto: Olivier Ortelpa / Flickr).

13 de diciembre de 2018 — Los otrora pilares de la Unión Europea (Francia, el Reino Unido y Alemania) se siguen desmoronando a un ritmo increíble, mientras que el impulso de la Nueva Ruta de la Seda avanza a un paso igualmente increíble. Es completamente obvio que esta es la solución a lo otro. Helga Zepp-LaRouche señaló este miércoles 12 que hay muchas voces ya que se dejan oír para tomar nota de lo obvio: el modelo de China ha sacado de la pobreza a 800 millones de personas y está llevando el proceso al resto del mundo a través de su Iniciativa de la Franja y la Ruta, mientras que la Unión Europea padece una descomposición económica, el deterioro de los salarios, y el caos político. ¿Quién debatiría a favor del actual modelo occidental que no sea un imbécil?

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicó a fines de noviembre pasado su Informe Global de Salarios para 2017, donde muestra que el crecimiento global de los salarios fue el más bajo desde 2008, casi cero, a pesar de que tuvo un aumento de 4.3% en los países calificados como “mercados emergentes”, debido principalmente al proceso de la Franja y la Ruta. En Francia, Alemania, Italia y España, los salarios bajaron efectivamente (Italia y España todavía no se han incorporado a la Franja y la Ruta).

En el otro lado del debate, un estudio de Aid Data de la Universidad de William y Mary sobre “Proyectos chinos de infraestructura y la difusión de la actividad económica en los países en desarrollo”, llega a la conclusión de que, a diferencia de la desigualdad resultante en muchos de los proyectos de inversión occidentales en el sector en desarrollo, “encontramos que los proyectos chinos de desarrollo en general, y los proyectos chinos de transporte en particular, reducen la desigualdad económica dentro de las localidades subnacionales y entre las mismas”, y “producen efectos económicos secundarios que llevan a una distribución más equitativa de la actividad económica”. El estudio lo financió la ONU, el Ministerio de Educación de Singapur, la Agencia para el Desarrollo Internacional de EU (USAID, en sus siglas en inglés), y fundaciones de Estados Unidos y de Europa. Por otra parte, cada semana se llevan a cabo unas diez conferencias para promover la Franja y la Ruta en diversos lugares de Asia, África, Europa e Iberoamérica.

Más que suficiente para desmentir los chismes sobre el “imperialismo” chino y las “trampas de la deuda”.

En Francia, las protestas de los “Chalecos amarillos” no han amainado a pesar de que el Presidente Macron cedió el lunes 10 ante algunas de sus demandas. Tienen planificadas más manifestaciones para el fin de semana. Los partidos de izquierda en el parlamento han planteado un voto de no confianza en el gobierno, el cual se llevará a cabo hoy en la tarde. Aunque es poco probable que sea aprobado, sí obligará al gobierno a dar a conocer su presupuesto para el año próximo, un presupuesto que se espera que lleve el gasto público por encima del límite dictado por la UE, que es de 3% del PIB. La UE ya ha dicho que, a diferencia de su conflicto abierto con Italia por la negativa de los italianos a recortar su presupuesto a costa de la población y la economía, la UE no tiene contemplado criticar a Macron por hacer lo mismo, a fin de ayudarle a salir del paso.

Por el lado conservador, la dirigente del partido francés Agrupación Nacional, Marine Le Pen, publicó un tuit donde dice que Macron hizo algunas concesiones, pero “se rehúsa a reconocer que su modelo gerencial está cuestionado. Este modelo representa una globalización excesiva, competencia desleal, libre comercio generalizado, e inmigración en masa con todas sus implicaciones sociales y culturales. En suma, Macron solo hizo una retirada estratégica”.

La situación es similar en Londres, donde la primera ministra Theresa May fue objeto de una votación de no confianza dentro de su propio partido. Ella sobrevivió al voto, 200 a 117, pero tuvo que prometer que no encabezará el partido en las próximas elecciones nacionales programadas para el 2022. Muchos observadores del proceso advierten que si votaron contra ella más de 100 conservadores (tories) le será muy difícil mantenerse en el poder. Luego de haber cancelado el martes la votación programada en el Parlamento sobre su fraudulento plan para el Brexit, reconociendo que hubiera sido derrotado de manear aplastante, May se encuentra realmente en una posición muy precaria. Algunas fuentes bien colocadas en el Reino Unido le han dicho a EIR que nadie quiere su puesto en este momento, de ningún partido, dado que no hay solución alguna para el lío que ella ha creado para el país luego de mantener en secreto el proceso del Brexit hasta el último momento.

Al mismo tiempo, está estallando el escándalo de la operación subversiva financiada por el gobierno, conocida como “Iniciativa Integridad”, así como la operación del grupo matriz, “Iniciativa para el Arte de Gobernar”, de manera que están quedando en evidencia tanto el gobierno como sus agencias de inteligencia. La operación se estableció para realizar operaciones encubiertas en todos los países de Europa y en Estados Unidos, para envenenar cualquier relación constructiva con Rusia, pero resulta que como parte de esa misma operación, los agarraron haciendo ataques al Partido Laborista, en la oposición, y tachando a su líder Jeremy Corbyn como “idiota útil” de los rusos, exactamente de la misma forma en que el MI6 dirigió las actividades encubiertas para tratar de perturbar las elecciones de 2016 en Estados Unidos, y acusando falsamente a Trump de ser un títere ruso. El material que fue hackeado de sus servidores y que se ha hecho público, fue reconocido como veraz, pero la Oficina del Exterior (que financia toda la operación) de la manera más patética alega que la filtración es resultado de una operación sucia de los rusos, reconociendo como siempre que no tienen ninguna prueba de ello, pero que no obstante “seguramente fueron los rusos simplemente”.

Las alternativas son muy claras para quienes coinciden con Federico Schiller en que todos debemos ser “patriotas de nuestra nación y ciudadanos del mundo”. Se tiene que poner fin al poder moribundo del imperio, mediante un Nuevo Bretton Woods, la legislación de la Glass-Steagall, y el retorno al progreso científico e industrial, para sustituir la geopolítica del imperio y la guerra con el programa de “todos ganan” que caracteriza a la Nueva Ruta de la Seda. Ahora es cuando.