Financieros globalistas dicen: o descarbonizamos ya o enfrentaremos un crac “inducido por el clima” peor que el crac del 2008

14 de diciembre de 2018

14 de diciembre de 2018 — Algunos de los especuladores financieros y financistas más grandes del mundo que asistieron a la cumbre climática de la ONU, COP 24, en Katowice, Polonia, firmaron una Declaración sobre Inversiones Globales, en donde advierten que a menos que el sector financiero acepte como un hecho el cambio climático, tal y como fue elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por siglas en inglés) y defienda la “descarbonización” total y las medidas relacionadas, va a ser testigo de un crac financiero “inducido por el clima” catastrófico, mucho peor que el de 2008. Hay que destacar que Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudita se han negado a suscribir el informe fraudulento del IPCC en el COP 24.

Sin querer reconocer su propio papel en la crisis del 2008, estos depredadores proponen ahora matar a la mayor cantidad de gente que sea posible antes que reconocer que su sistema está muerto.

Varios gerentes de bolsas de activos y otros de su ralea le plantearon en Katowice al diario británico The Guardian todo tipo de predicciones terribles, de pérdidas extraordinarias que se podrían producir si no se eliminan todos los subsidios a los combustibles fósiles y se imponen impuestos más elevados a las emisiones de carbón. Los impuestos al carbón son ahora de $10 por tonelada, pero las hienas dicen que éstos se debería de elevar a $100 en la próxima década o dos décadas, alegando que esto se puede hacer de una manera inteligente, no como los esfuerzos “chapuceros” del Presidente Macron de Francia.

Un representante de la firma de inversiones Schroders berreó que si no se toman medidas rápidas pudiera haber pérdidas económicas globales de hasta $23 billones al año. Chris Newton, de Inversionistas IFM, uno de los 415 grupos financieros que firmaron la Declaración sobre Inversiones Globales, se lamentó que ha habido una “respuesta sonámbula” de parte de muchos grupos financieros a “la naturaleza de largo plazo del desafío”. Una de las demandas claves de la Declaración sobre Inversiones Globales es eliminar gradualmente las centrales eléctricas basadas en el uso del carbón en todo el mundo.

Lord Nicholas Stern, de la Escuela de Economía de Londres, reflejando el estado mental distorsionado, si no es que abiertamente perverso de este grupo, predijo que “la economía con bajo uso del carbón es la historia de crecimiento para el siglo 21 y es un crecimiento inclusivo. Sin esta historia, no tendríamos el acuerdo de Paris del 2015, pero la historia se ha fortalecido cada vez más y es realmente convincente ahora”. Stern le dijo a The Guardian que la declaración del Presidente Trump de que cualquier acción sobre el cambio climático iba a destruir fuentes de empleo, es “absolutamente errada... No se crean empleos para el siglo 21 tratando de hacer aparecer fuentes de empleo del siglo 19”.

La economía con bajo uso del carbón “presenta oportunidades diversas y los inversionistas que ignoren a un mundo cambiante lo hacen bajo su propio riesgo” advirtió Thomas DiNapoli del Fondo de jubilación común del estado de Nueva York que maneja $207 mil millones.