“Victoria” de May en voto de no confianza: sin poder para Navidad

15 de diciembre de 2018

15 de diciembre de 2018 — La victoria pírrica de la primera ministra británica Theresa May en el intento por derrocarla, la dejó más debilitada que nunca. Lo único que la mantuvo en el puesto es el hecho de que las otras opciones para el liderato son tan malas o peores que ella. Ganó con 200 votos contra 117 votos en contra. Esto obviamente significa que aquellos que votaron en contra de ella pudieran tambien votar en contra de ella en el parlamento cuando finalmente se someta a votación en el parlamento el acuerdo Brexit.

Un vistazo a los encabezados de los diarios, según los reseña el Guardian del jueves 13 lo dice todo.

El Guardian: “Fracasa el golpe Tory. Pero el tamaño de la rebelión daña a May”.

El Times en “May se va a casa arañada” señala: “Una Theresa May herida cojea rumbo a casa después de un voto de no confianza ayer... el margen es mucho menor que lo que esperaba el No.10 (número de la casa de la Primera Ministra) y no va a poder remediar las divisiones del partido Tory sobre el Brexit”.

El Financial Times: “Un voto para permanecer, pero ¿cuándo se va?”. Publican tambien un artículo de Nick Timothy, ex Jefe del Estado Mayor Conjunto quien escribió que May “sobrevivió un día más, pero su acuerdo está más muerto que un dodo”.

El Mirror: “Sin poder, como regalo de Navidad” comenta que “el arroz de May ya se coció y solo pudo sobrevivir el voto de no confianza “prometiendo no competir en las próximas elecciones”.

Uno de los periódicos conservadores (tory) más recalcitrante tuvo palabras suaves para ella. El Mail dijo: “Ahora ¡dejémosla que haga su trabajo!”. De igual manera, el Express: “Ahora, sólo dejémosla que siga adelante”.

Se supone que va a regresar a Bruselas a buscar más garantías o concesiones pero todos los dirigentes europeos dicen que no se puede renegociar el acuerdo. No ha anunciado para cuándo se va a programar otra votación, pero obviamente está tratando de ganar tiempo tratando de llegar hasta la fecha límite en marzo.

A pesar de todo esto, será difícil para el Partido Laborista echar abajo al gobierno. Si presenta un voto de no confianza, podría perder. E incluso aunque ganara, no significaría necesariamente nuevas elecciones. Los tories tendrían la opción de formar un nuevo gobierno o convocar a nuevas elecciones.