Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Arrojar luz sobre el planeta Tierra

7 de enero de 2019
jim_bridenstine_dec11-2018.jpg
El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, habló el martes 11 de diciembre de 2018 en la reunión de la Unión Geofísica Americana, que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de Washington, en Washington, DC. (Foto: NASA/Aubrey Gemignani).

7 de enero de 2019 — El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, confirmó el fin de semana que la invitación de la NASA al director general de la agencia espacial rusa Roscosmos, Dmitry Rogozin, para visitar Estados Unidos, se canceló debido a presiones de senadores estadounidenses que están comprometidos con una sostenida confrontación con Rusia. Esta decisión no es solo otra provocación más de parte del “partido de la guerra” en Estados Unidos, que orbita muy de cerca de la política de las instituciones dominantes del imperio británico. Sucede en un momento crítico de una posible cooperación entre las cuatro potencias (Rusia, China, India y Estados Unidos) sobre los asuntos más fundamentales que la humanidad enfrenta hoy: la cooperación científica en la exploración espacial, la próxima gran frontera del creciente dominio de la humanidad en nuestro universo. Los esfuerzos para frustrar una cooperación que es tan necesaria, son realmente un crimen contra la humanidad.

Como lo señaló de modo muy elocuente Wu Weiren, jefe del programa lunar de China, luego del espectacular alunizaje del Chang’e-4 en el lado oculto de la Luna: “La exploración de lo desconocido es parte de la naturaleza humana. Para nosotros la Luna es un mundo misterioso. Tenemos la responsabilidad de explorarla y llegar a entenderla. Con la exploración de la Luna también haremos más profundo el entendimiento que tengamos de la Tierra y de nosotros mismos”.

La presión que ejercieron en esta instancia los senadores estadounidenses, no es más que un componente de la estrategia del imperio británico de utilizar al nuevo Congreso de Estados Unidos en su campaña, ampliada por los medios de comunicación, para llevar a Trump a un juicio político; la cacería de brujas de Mueller que está en marcha; y la presión internacional por parte de “potencias extranjeras” (por ejemplo, Gran Bretaña), para imponerle una camisa de fuerza a Trump. Están desplegados por completo para impedirle, por las buenas o por las malas, que gobierne como Presidente en base a la política por la cual fue electo.

Otro indicio de este enfoque son los esfuerzos de última hora para sabotear la medida de retirarse de Siria anunciada por Trump, ya que temen el potencial que ello conlleva para reorganizar el Sudoeste de Asia por completo, fuera de las décadas (y hasta siglos) del sangriento Gran Juego geopolítico del imperio británico.

La fundadora y presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, aconsejó lo siguiente: Ignoren las distracciones. Mantengan la atención de la nación enfocada en las cuestiones reales que enfrenta el mundo: La cooperación de las cuatro potencias en torno a un Nuevo Paradigma según los lineamientos trazados por la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China; acabar con la geopolítica británica y sus guerras; y derrotar la debacle financiera transatlántica que se nos viene encima con las Cuatro Leyes de LaRouche, comenzando con el cortafuegos de la ley Glass-Steagall, que es también el único “muro” efectivo para detener realmente la nueva guerra del opio de Narcotráfico, SA, en contra de Estados Unidos y el mundo, como lo ha señalado Lyndon LaRouche desde hace tiempo.

La presencia del hombre en el llamado lado “oculto” de la Luna, y la cooperación en que todos ganan en la nueva era para la humanidad que se ha abierto, puede arrojar nueva luz para resolver estas cuestiones centrales en el planeta Tierra.