Bolsonaro abierto a la posibilidad de establecer una base militar de EU en Brasil para contrarrestar a los “soviéticos”

7 de enero de 2019

7 de enero del 2019 — Jair Bolsonaro, el nuevo Presidente de Brasil, le dijo la semana pasada al canal de televisión brasileño SBT TV, que él está dispuesto a permitir que Estados Unidos operase una base militar en suelo brasileño, para supuestamente contrarrestar la influencia rusa en Venezuela. “En estos días el poder de las fuerzas armadas de los estadounidenses, chinos y soviéticos [sic] se extiende al mundo entero, independientemente de bases, pero dependiendo de lo que pudiese suceder en el mundo, quién sabe y tendremos que hablar sobre esto (una base militar) en el futuro”, dijo primero. Al día siguiente, informó que Estados Unidos está discutiendo el establecimiento de una base militar en Suramérica con vecinos de Brasil, en tanto que su ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo, estando en Lima, Perú, en una reunión del grupo de Lima en contra de Venezuela, informó que Bolsonaro platicaría sobre esta posibilidad con el Presidente Donald Trump en su visita a Washington, en marzo de este año.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EU, saltó inmediatamente y se metió en la discusión, declarando al periódico O Estado de Sao Paulo el 5 de enero que “estamos encantados con la propuesta del Presidente Bolsonaro... Esto es algo en lo que hemos estado muy interesados desde hace mucho”.

Una base como esa sería un anatema respecto a la tradicional política diplomática y militar de Brasil, que es muy celosa de su soberanía, y hay indicios de las divisiones que se han generado entre los militares brasileños en torno a esta propuesta. El Ministerio de Defensa emitió una declaración el 5 de enero en donde señala que no sabían nada de esta propuesta: “El presidente no lo ha discutido con el ministro de Defensa”, declaró el vocero del Ministerio. Un oficial del ejército que no dio su nombre le dijo a Reuters que a los militares del país les tomó por sorpresa la declaración de Bolsonaro, y que “el ejército brasileño se opondría a que Estados Unidos tuviese una base militar en el país”.

La publicación militar de derecha (más no radical), Revista Sociedade Militar, insistió en que Bolsonaro no había prometido esa base militar a Estados Unidos, sin embargo luego publicó un escenario “muy remoto” que podría llevar a Brasil a permitir que Estados Unidos utilizara el territorio brasileño para colocar misiles THAAD (Terminal High Altitude Area Defense), en caso de que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China se intensificara, que Rusia se aliara con China, y que estos dos países colocaran misiles en Venezuela.