El Presidente egipcio inauguró una catedral copta y una mezquita cercana. “Somos uno”, le dijo a la nación

12 de enero de 2019

12 de enero del 2019 –- El domingo 6 de enero, en la víspera de la Navidad copta, el Presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, inauguró la nueva Catedral Copta de la Natividad de Cristo, en El Cairo. Los cristianos coptos, que representan alrededor del 10% de la población de Egipto, han sido a menudo en los años recientes blanco de los yihadistas en Egipto; solo el día antes de la inauguración estalló una bomba en la mezquita de Al-Haq, muy cerca de la iglesia de la Virgen María en la Ciudad de Nasr, en el distrito del Cairo, en donde murió un policía, informó el 6 de enero la agencia de noticias France-24.

El Presidente Trump aplaudió la inauguración de la nueva catedral, y dijo en un tuit que se sentía “emocionado de ver a nuestros amigos en Egipto inaugurar la mayor catedral en el Oriente Medio. [El Presidente] Sisi está llevando a su país a un futuro más incluyente”.

Además de estrictas medidas de seguridad, al-Sisi destacó que la inauguración simultanea de la nueva catedral copta y de la mezquita cercana de Al-Fattah Al-Alim, traía consigo un mensaje de unidad. Al referirse a los cristianos y a los musulmanes, dijo: “Somos uno y continuaremos siendo uno. Este es un momento muy importante de nuestra historia”. Además también estuvo presente en la ceremonia Ahmed al-Tayeb, el actual Gran Imán de Al-Azhar y rector de la Universidad de Al-Azhar, quien le dijo a las personas allí reunidas que “si la ley islámica exige que los musulmanes protejan las mezquitas, igualmente exige que los musulmanes protejan las iglesias”.

Tanto la catedral como la mezquita están situadas en la nueva capital administrativa de Egipto, a 45 kilómetros de El Cairo.