Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La paz y el progreso están en juego. ¿Respaldan al Presidente o a los símiles de J. Edgar Hoover?

15 de enero de 2019

15 de enero de 2019 — Nadie puede pretender que no sabe que esto ha sucedido ya antes: El ataque de la inteligencia británica contra un dirigente estadounidense de alto nivel porque procuraba tener buenas relaciones con Rusia y China, y los hombres de J. Edgar Hoover hacían el trabajo sucio para los británicos mediante una investigación de la persona en cuestión por ser un “agente extranjero”. Hemos visto lo que hicieron los británicos y el FBI de Hoover a Henry Wallace, a George McGovern, y a otros dirigentes, lo que han estado tratando de hacerle al Presidente Trump: sacarlos del cargo por la fuerza. Desde el unto de vista de Londres, un golpe de Estado exitoso.

Ningún miembro del Congreso debería fingir que no han sabido desde hace muchos meses, que el FBI ha estado tratando de etiquetar al Presidente Trump como “traidor”; los agentes despedidos del FBI Lisa Page y James Baker, le dijeron a las comisiones investigadoras del Congreso sobre esta investigación, que ahora resulta “filtrada”, desde hace mucho tiempo.

El motivo: simplemente que el Presidente busca buenas relaciones con Rusia y con China, lo cual es un anatema para Londres y su partido de la guerra, y porque está sacando a Estados Unidos de la guerra perpetua en el Sudoeste de Asia y de Afganistán.

¿Y quien era el encargado de esta investigación al Presidente? El desacreditado James Comey, su desprestigiado colega Andrew McCabe, los deshonrados y tendenciosos Peter Strzok y Lisa Page; todos y cada uno de ellos que perpetraron lo que Comey se refirió con su “momento de J. Edgar Hoover”, cuando trató (infructuosamente) de chantajear al Presidente Trump con el expediente marrullero del agente británico Christopher Steele.

Nadie puede negar que los medios noticiosos estadounidenses se han desacredito a si mismos por completo cuando reportan que, si el Presidente está bajo una investigación del FBI, debe haber alguna evidencia del “control ruso” sobre él. No hay ninguna. ¿Desde cuando Hoover, o el FBI de Robert Mueller, han necesitado ninguna evidencia para atacar alguna personalidad prominente?

El representante Peter King de Nueva York estaba en lo correcto cuando calificó todo esta faramalla como “vergonzoso, casi como un golpe dentro del gobierno... Esto es un acta de acusación a toda la directiva del FBI”.

El Presidente Trump no se ha amilanado frente a esta desgracia nacional, legado del FBI de J. Edgar Hoover. No le han impedido que proceda con el retiro de las tropas estadounidenses de Siria a pesar de las presiones de sus propios asesores, de los senadores republicanos y de los “aliados” británicos y franceses, y del FBI. Sigue procurando un acuerdo económico con China para terminar con la disputa comercial. Sigue insistiendo en que Rusia tiene un interés común con Estados Unidos en terminar la guerra en el sudoeste de Asia, del mismo modo que China, Turquía, Egipto, e incluso los jeques del Golfo Pérsico.

Los ciudadanos estadounidenses deberían tener el mismo coraje. Si defienden ahora a su Presidente (y ponen al FBI en su lugar), podremos también sacar a la mentada “Iniciativa Integridad” dirigida desde Londres, a la cual agarraron recientemente con las manos en la masa metiendo grupos de propaganda MacCarthista en Estados Unidos atacando al Presidente Trump.

Tenemos en perspectiva algo mucho más que la paz, pero eso significa que la población estadounidense debe ser capaz de pensar en términos de líderes y de entender se da el progreso económico humano efectivamente.

La cooperación con Rusia y con china puede ser el marco para crear un nuevo sistema de crédito internacional que aísle al centro de especulación financiero de la City de Londres, y que sirva para financiar la construcción de un puente terrestre mundial de desarrollo de la infraestructura económica. La amenaza de un nuevo derrumbe financiero como el de 2008, hace esto más urgente.

El espíritu de ese nuevo sistema crediticio, un “Nuevo Bretton Woods”, que ha propuesto Lyndon LaRouche y el Instituto Schiller, será el tema central de la próxima conferencia internacional del Instituto Schiller, junto con la serie de presentaciones educativas que se están dando en la Ciudad de Nueva York y en Internet, por el portal https://discover.larouchepac.com/2019_nbw_class_2