Neoconservadores se movilizan para obstaculizar la orden de Trump de salirse de Siria

24 de enero de 2019

24 de enero de 2019 — Dado que fracasaron todos los llamados “racionales” para disuadir al Presidente Trump para que no retire las tropas de Siria, los neoconservadores en el Congreso se han movilizado para “resistir” a que rompa con la política angloimperialista. El 3 de enero, el senador Marco Rubio (republicano por Florida) introdujo su primer proyecto de ley del año, una mezcolanza de leyes neoconservadoras, principalmente en apoyo a Israel aunque también con toda una sección dedicada a Siria. Ese mismo día, el congresista Eliot Engel (demócrata por Nueva York) presentó en esencia la misma versión que el proyecto de ley de Rubio (H.R.31) en la Cámara de Representantes, si bien sin las secciones sobre Israel. Aunque los enmascaran como proyectos de ley que se enfocan en el Medio Oriente, una lectura detenida pone de relieve casi de inmediato que los verdaderos blancos son Rusia y China.

Bajo el disfraz de “proteger a los sirios” del dictador Assad, esta legislación ordenaría sanciones en contra de cualquier país que a sabiendas “provee apoyo financiero, material o tecnológico significativo [o] que venda o provea bienes significativos, servicios, tecnología, información” a Siria, incluyendo específicamente “aviones o partes de repuesto para aviones” y “construcción o servicios de ingeniería”.

Como observó la organización Friends Committee on National Legislation, que se opone a los proyectos de ley, “Aunque ambos proyectos de ley le permiten al Presidente levantar las sanciones temporalmente... no tiene disposiciones para dar por concluidas las sanciones hasta que la ley expire dentro de cinco años”.

La aprobación de esta legislación significaría por lo tanto socavar la intención de Trump de salirse de esta guerra imperialista sin fin, al poner inmediatamente a Rusia en la mira (en calidad de abastecedor militar del Ejército y la Fuerza Aérea de Siria en su continua lucha para liberarse ellos mismos del EIIS) de la política exterior de EU; aunque también incluiría a China, ya que está trabajando para reconstruir a Siria e incluirla en la Iniciativa Franja y Ruta. Irónicamente, el proyecto de ley de Rubio en el Senado ha caído víctima, al menos por el momento, del estancamiento partidista en torno al cierre del gobierno, en donde los demócratas (algunos de los cuales votarían probablemente por este proyecto de ley, a pesar de que está patrocinado por un “republicano”) unieron fuerzas para derrotar su aprobación cuando se sometió a votación el 8 de enero. Se dice que el proyecto de ley de Engel (presentado con 36 copatrocinadores que ha aumentado a 55) ahora ha recibido la orden de acelerarlo —por parte de la coronada de nuevo presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi— para que se vote hoy bajo “suspensión de reglas”, un procedimiento que se usa para legislaciones más triviales, pero que se ha estado usando cada vez más para sacarle la vuelta a cualquier debate u oposición.