Estados Unidos ataca el Acuerdo de Libre Comercio de EU y Centroamérica para contrarrestar la creciente influencia de China en la región

24 de enero de 2019

24 de enero de 2019 — Trascendió que funcionarios del gobierno de Trump están considerando sacar a República Dominicana, a El Salvador y a Nicaragua del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana, conocido como CAFTA-RD (por sus siglas en inglés), para evitar que esos tres países tengan acceso preferencial a los mercados de Estados Unidos, según un informe del servicio informativo McClatchy del 9 de enero. Esto es una movida en contra de China, dirigida en contra de cualquier gobierno que se atreva a establecer relaciones diplomáticas con China o que se una a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR).

McClatchy cita a un funcionario estadounidense anónimo que dijo, “estamos muy preocupados con las acciones de Nicaragua hacia el autoritarismo, y los vínculos reprochables de El Salvador y República Dominicana con China… No vamos a permitir que nuestros acuerdos comerciales, incluyendo al CAFTA-RD, se conviertan en una puerta trasera para beneficiar las economías que no son de mercado y a actores represivos en la región”. Eliminar a estos países del CAFTA no les negaría el acceso al mercado de Estados Unidos, pero los sometería a los aranceles más altos que existían antes de los acuerdos que se firmaron en el 2005.

En un artículo que fue publicado en la página de la Radio Pública de Wisconsin (WPR) el 15 de enero, la analista Kimberly Ann Elliot señaló: “Es un misterio cómo es que el gobierno de Trump piensa que suspender el acceso comercial en Centroamérica no hará nada más que aumentar la presión en la frontera sur”. Eric Miller, asesor comercial del gobierno de Trudeau, le dijo a McClatchy que las acciones de Estados Unidos en contra del CAFTA-RD reflejan que “el objetivo de seguridad nacional se está convirtiendo en la nueva justificación favorita del gobierno de Trump para tratar con cualquier cosa en Latinoamérica”. Se le pasó decir que a Canadá le parece que eso está bien.

McClatchy señala que la ruptura con Taiwán que realizaron El Salvador y República Dominicana el año pasado, enfureció a Estados Unidos, dado que Washington considera que la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China es una “trampa de la deuda que busca imponer mayor dependencia” a los países mencionados. Hace referencia a la cláusula en el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que establece que Estados Unidos puede salirse de este en cualquier momento, si es que un país busca tener una acuerdo de libre comercio con un “país que no tiene economía de mercado”, o sea, China. Esto es una advertencia específica a México para que se mantenga distante de China.