López Obrador lleva la pelea contra el robo de gasolina a la población mexicana

24 de enero de 2019

24 de enero de 2019 — Como prometió, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, (AMLO), le presentó la pelea contra el robo ilegal de gasolina a la población, ayer al llegar a la primera etapa de una gira organizativa, en los pueblos de Acambay y Ixtlahuaca en el estado de México, dos zonas en las que el robo de gasolina es muy alto.

En ambos lugares, AMLO dijo a los ciudadanos que ya no tendrían que recurrir al robo de gasolina, como se habían visto forzados a hacerlo hasta el presente, porque ahora el gobierno les va a dar ayuda tanto a los adultos mayores como a los jóvenes, para garantizar “que haya trabajo” para todos, o pensiones para los jubilados y los discapacitados. Ya “no va a haber ninguna excusa” para robar gasolina, afirmó. “Todo aquel que por necesidad se dedicaba al huachicoleo [palabra utilizada para referirse al robo de petróleo y gasolina] tiene garantizado el derecho al trabajo, a un ingreso suficiente para vivir para que no tengan necesidad de dedicarse a esta práctica”, afirmó el Presidente a pobladores de Ixtlahuaca.

Hay un gran número de oleoductos de Pemex cerca de Ixtlahuaca y de Acambay, y ayer fue evidente la política del gobierno de desplegar al ejército para protegerlos, en tanto que elementos de la policía y la Guardia Nacional se apostaron en todos los accesos a las carreteras y autopistas que llevaran a las cercanías del oleoducto de Tula-Toluca. Sin embargo, a nadie se le negó acercarse al Presidente mientras hablaba, según informó el periódico La Vanguardia. López le pidió a los habitantes del pueblo su opinión sobre los planes del gobierno, y si estaban dispuestos a comprometerse a no volver a robar el combustible. “¿Nos van a seguir ayudando para que se oriente a la gente y que no se dedique al huachicoleo? ¿Se comprometen a eso?”, les preguntó López Obrador. Y los habitantes, unánimemente respondieron, “Sí”.

En la conferencia de prensa del miércoles 23, AMLO informó que la escasez de gasolina y combustibles en el norte de México (Monterrey y Reynosa en particular) fue resultado de los ataques a los oleoductos de Pemex en esa región. El oleoducto de Guadalajara y Salamanca se ha tenido que poner fuera de servicio cuatro veces, dijo, y mientras el ducto de Tuxpan-Azcapotzalco fue reparado recientemente y estabilizado, ayer lo atacaron de nuevo y hubo que ponerlo fuera de servicio temporalmente.