Algunos demócratas reaccionan contra al “cambio de régimen” de los neoconservadores en Venezuela

29 de enero de 2019

29 de enero del 2019 — Mientras que los neoconservadores en el gobierno de Trump tratan de revitalizar su “agenda de cambio de régimen” —que se pensaba que había muerto en Siria— unos cuantos demócratas están atacando públicamente esa agenda, junto con el senador republicano Rand Paul. Un demócrata atacó al senador por Illinois, Dick Durbin, quien casi que congratuló a Trump por su acción, diciendo en una declaración el 24 de enero que Trump “reconoció apropiadamente” a Guaidó como el líder “constitucionalmente adecuado” de Venezuela.

El acelere de Durbin lo frenó en seco el representante demócrata de California Ro Khanna, quién tuiteó: “Con todo respeto senador Durbin, Estados Unidos no debe ungir al líder de la oposición en Venezuela en un polarizado conflicto interno”. Al contrario, Khanna exhortó a Estados Unidos para que se respalden los esfuerzos por una negociación. En la transmisión de noticias de “Democracy Now!” del lunes 28, Khanna hizo una comparación directa con el intento fallido de Estados Unidos por derrocar al Presidente de Siria, Bashar al-Assad.

La representante demócrata de Hawai Tulsi Gabbard, escribió un tuit que dice: “Estados Unidos tiene que mantenerse fuera de Venezuela. Dejen que los venezolanos determinen su futuro. Nosotros no queremos que otros países escojan a nuestros líderes —así que tenemos que dejar de tratar de escoger los suyos”. Entre los nuevos líderes demócratas “progresistas” del partido, solo el representante de California, Ilhan Omar, tuvo el valor de contradecir a la dirigencia del partido en un tuit: “Un golpe de Estado respaldado por Estados Unidos en Venezuela no es una solución a los serios problemas que están enfrentando”. Advirtió que eso “podría desestabilizar aún más la región”.

Posiblemente el senador Bernie Sanders fue el más explícito; colocó una declaración en su sitio electrónico: “Debemos condenar el uso de la violencia en contra de manifestantes desarmados y la represión a disentir. Sin embargo, tenemos que aprender de las lecciones del pasado y no meternos en el negocio de los cambios de régimen y de respaldar golpes de Estado, como hicimos en Chile, Guatemala, Brasil, y en República Dominicana. Estados Unidos tiene una larga historia de intervenciones inadecuadas en los países de Latinoamérica; no debemos tomar ese rumbo de nuevo”.