Analista del Instituto CATO argumenta: “Ya es hora de salirse simplemente” de Afganistán

7 de febrero de 2019

7 de febrero de 2019 —- Doug Bandow, analista del Instituto CATO, quien fue asesor especial del Presidente Ronald Reagan, argumenta de modo contundente que el Presidente Donald Trump está absolutamente correcto al querer retirar las tropas de Estados Unidos de Afganistán.

En un artículo publicado el 4 de febrero en el American Spectator, titulado “El Presidente entiende lo de Afganistán: Ya es hora de salirse simplemente”, Bandow señala la absurda presencia de Estados Unidos en Afganistán por 17 años, y destaca que luego de dos años de ser coartado por “pensadores convencionales”, el Presidente ahora está buscando una reducción de las tropas. No podía suceder en mejor momento, recalcó.

Luego de que se consiguió el propósito inicial de castigar al Talibán por haber hospedado a Al-Qaeda, argumenta Bandow, todo lo que quedaba era ayudar a reconstruir la nación, lo cual quedó en un fracasado intento de imponer una democracia liberal de orientación occidental, lo cual el califica de “diligencia inútil”. Bandow detalla la actual situación caótica del país, en el que el gobierno central no controla para nada grandes partes del territorio nacional, la inestabilidad está en aumento, etc., y por ende “la victoria, sea lo que eso quiera decir, está muy lejos de alcanzarse”. Sin embargo, “jóvenes patriotas estadounidenses están muriendo” para mantener esta situación insostenible.

Bandow argumenta que si los esfuerzos para llegar a un acuerdo con el Talibán no se realizan, no importa. De todos modos las tropas estadounidenses deben regresar a casa, “rápida y permanentemente”. Afganistán ha sido la guerra más larga de la historia de Estados Unidos; ¿por qué estamos allí? se pregunta, y responde con sarcasmo que, “después de 17 años de guerra, qué tal otros 17 años, o 17 más después? Aparentemente toda métrica se mueve en la dirección equivocada, así que un esfuerzo mayor parece solo necesario para sostener este inaceptable status quo de hoy”. En esta situación, insiste Bandow, nada “justifica seguir comprometiendo vidas y recursos”.

Él sugiere que dado que Rusia, China, India y Pakistán están muy preocupados por el futuro de Afganistán, Washington los debe invitar “para que comiencen a hacer planes para un futuro sin Estados Unidos”. Termina diciendo que Afganistán deja una poderoso recordatorio: “No hagamos compromisos desproporcionados a los intereses involucrados. Es mejor aprender la lección y no repetir este error la próxima vez, que esperar que los estadounidenses sigan muriendo con la intención de esconder lo que hoy es obvio”.