Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Los neoconservadores que rodean a Trump quieren guerra; se tiene que exonerar a LaRouche para detener el golpe contra Trump e impedir la guerra

14 de marzo de 2019
trump-feb28-2019.jpg
El Presidente Donald Trump a su llegada a la Base Conjunta Elmendorf-Richardson, el jueves 28 de febrero de 2019, en Anchorage, Alaska, en una visita a las tropas luego de su segunda cumbre con el lider norcoreano Kim Jong Un en Vietnam. (foto Oficial de la Casa Blanca).

14 de marzo de 2019 — El ritmo de avance de los acontecimientos mundiales, por un lado, hacia una Nueva Era de Tinieblas, y por el otro lado, hacia un Nuevo Paradigma de paz global mediante el desarrollo, se han acelerado ambos, uno hacia la guerra y el fin de la civilización que conocemos, y el otro hacia un renacimiento de las grandes culturas de la humanidad, como la plataforma necesaria de la humanidad para el desarrollo del universo.

Vean primero el lado positivo. A raíz del fallecimiento reciente de Lyndon LaRouche, ha habido una efusión de apologías profundas de prominentes científicos, intelectuales, músicos, dirigentes políticos y otros, que identifican el poder de las ideas inmortales generadas por este hombre. Este miércoles 13 en Italia, por ejemplo, en una conferencia sobre la Franja y la Ruta que se llevó a cabo en Milán, auspiciada por la organización asociada al movimiento de LaRouche en Italia, Movisol, y el gobierno regional de Lombardía, habló el subsecretario del Ministerio de Desarrollo Económico y director de la comisión especial del gobierno sobre China, junto con la fundadora del Instituto Schiller Helga Zepp-LaRouche, sobre la importancia del memorándum de entendimiento que firmará Italia con China luego de la visita del Presidente Xi Jinping a Italia el 22 de marzo, y el impacto positivo posterior de esta acción sobre la crisis global en su conjunto.

Este propósito del gobierno italiano a unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, ha provocado un ataque histérico de las fuerzas del “viejo paradigma”, es decir, la fracasada Unión Europea (UE) y la fracasada arquitectura financiera de la UE, así como los círculos neoconservadores de Estados Unidos. La presidente del Movisol, Liliana Gorini, dedicó la conferencia de Milán a la memoria de Lyndon LaRouche, y se refirió a la declaración reciente del ex ministro de Economía de Italia, Giulio Tremonti, quien le dijo al diario Corriere della Sera que la Franja y la Ruta “es un proyecto que data de mediados de los años 90, del visionario estadounidense Lyndon LaRouche, quien lo vio como la salvación para la humanidad”.

En Estados Unidos, dos acontecimientos de la semana pasada muestran la disposición para luchar por la razón en contra de las mentiras.

La decisión del Presidente Donald Trump de formar una Comisión Presidencial sobre Seguridad Climática, que será presidida por el físico de la Universidad de Princeton, William Happer (que ahora tiene el cargo de uno de los directores del Consejo de Seguridad Nacional), será el primer desafío científico serio respaldado por un gobierno contra la histeria climática fraudulenta que se ha utilizado para lanzar una campaña abierta por el genocidio y la guerra, bajo la consigna del “Nuevo Trato Verde”. El Informe Especial de EIR del 2015, “El susto del ‘calentamiento global’ es sobre la reducción de la población, no es ciencia”, que destaca en la tapa a la reina Elizabeth y al príncipe Felipe, tiene plena vigencia y debe circular por todas partes.

Luego, el grupo de Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS, en sus siglas en inglés), publicó el miércoles 13 un nuevo memorándum, titulado “Mueller’s Forensics-Free Findings” (Los hallazgos de Mueller sin informe forense), en donde demuestra que “el informe final de Mueller debería calificarse de ‘incompleto’ , luego de que el propio análisis forense del VIPS demuestra el carácter engañoso del cuento de que los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (CND) publicados por WikiLeaks, salieron de un hackeo ruso”. Con base al trabajo del ex director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés) Bill Binney, este informe demuestra que el fundamento mismo de la farsa del “Rusiagate” es una mentira bien sabida desde el principio.

De nuevo, el informe especial del Comité de Acción Política LaRouche, “Robert Mueller es un asesino judicial amoral: cumplirá con su cometido si lo dejas”, tiene que circular ampliamente para incluir todos los crímenes que ha cometido Mueller y la pandilla de hampones de la inteligencia de Obama que han tratado y siguen tratando de implementar el plan de golpe británico contra el Presidente de Estados Unidos.

Pero el otro lado de la crisis de la civilización, el esfuerzo de los neoconservadores y neoliberales para arrastrar al Presidente Trump hacia una guerra contra Rusia y contra China, a pesar del propósito de Trump de establecer relaciones amistosas y productivas con ambos gobiernos, está empujando al mundo al borde de un nuevo holocausto. El secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, dio un discurso en Houston, Texas, el lunes 11 en donde amenazó prácticamente a todo el mundo para que sigan órdenes, o enfrentarán la guerra económica y hasta militar por parte de Estados Unidos si no lo hacen. Dijo que no solo Rusia y China, que son los “actores malos” empeñados en “fines malignos”, sino cualquier nación que se rehúse a aceptar sus dictados unipolares —ya sea que tengan lazos comerciales con Irán o Venezuela, o si construyen oleoductos con Rusia, o si cooperan con China en la Franja y la Ruta— serán sometidos a las sanciones de Estados Unidos y mucho más.

Tenemos que liberar a Trump de estos orates, para que esté libre para unirse a la Franja y la Ruta, como lo han hecho Italia y más de 150 países en el mundo; liberarlo para que colabore con Rusia para acabar con el azote del terrorismo, como se hizo en Siria; y cooperar con Rusia y con China en el espacio para adelantar el conocimiento humano. La mejor manera de identificar a sus enemigos es dar a conocer al mundo el hecho histórico de que sus enemigos, son los mismos que persiguieron y enjuiciaron a Lyndon LaRouche. La exoneración de LaRouche levantará el velo de temor y la niebla de negación que ciega al pueblo estadounidense, y al mundo en general, para lograr un mundo apto para el hombre hecho a la imagen de Dios.