Los entrenadores de Guaidó identificaron un apagón, como decisivo para lograr el cambio de régimen, en un memorando interno

14 de marzo de 2019

14 de marzo del 2019 –- El periodista Max Blumenthal llamó la atención el lunes 11 sobre un memorando escrito en 2010 por Srdja Popovic, del Centro para la Acción No Violenta Aplicada y las Estrategias (conocido como CANVAS, por sus siglas en inglés) que tiene su sede en Bélgica; el memo destaca el valor que tendría un potencial apagón nacional en Venezuela, como un “parteaguas” que podría derrocar al entonces Presidente Hugo Chávez.

Popovic escribió en el memorando, que se encontró en un archive de WikiLeaks, que “una clave para la actual debilidad de Chávez es el declive del sector eléctrico. Existe la seria posibilidad de que alrededor del 70% de la red eléctrica del país pudiera dejar de funcionar como para el 2010... Esto podría ser un parteaguas en la situación... Esto posiblemente podría tener un impacto para galvanizar el malestar público de una manera en que ningún grupo de la oposición haya pensado que podría generar. En ese preciso momento, un grupo de la oposición estaría en una mejor posición para sacar ventaja de la situación y voltearla en contra de Chávez y a favor de la necesidades de esta [oposición]”. Para lograr la victoria, añadió Popovic, es necesaria una alianza con secciones de las fuerzas armadas.

Ese memorando pudiese leerse como una receta para lo que está ocurriendo hoy en Venezuela. Juan Guaidó, de quien los neoconservadores de Londres y Washington argumentan que es “presidente” de Venezuela, fue entrenado por CANVAS, que a su vez, es financiada por la Fundación Nacional para la Democracia (NED en sus siglas en inglés), y se especializa en desarrollar las tácticas de Gene Sharp para ejecutar una “revolución de color”, como lo expuso Blumenthal en un artículo del 29 de enero del 2019, que también fue publicado en el sitio electrónico de noticias llamado The Grayzone (https://thegrayzone.com).

“Sea que el apagón es o no resultado de un sabotaje desde el exterior, este representa el ‘suceso parteaguas’ para el que CANVAS había preparado a sus cuadros venezolanos”, señala Blumenthal.