Carta de Liliana Gorini al Presidente Donald Trump: “exonere a Lyndon LaRouche”

21 de marzo de 2019

21 de marzo de 2019 — La presidente del Movimiento Internacional por los Derechos Civiles, Solidaridad (Movisol, en sus siglas en italiano) y dirigente del Instituto Schiller en Italia, Liliana Gorini, le envió al Presidente Donald Trump la siguiente carta, que reproducimos textualmente:

Presidente Donald J. Trump
La Casa Blanca
Washington, DC.

Señor Presidente,

En los últimos dos años le he escrito varias veces, la primera vez en octubre del 2017, en defensa de Cristóbal Colón, cuyas estatuas estaban destruyendo o se veían amenazadas en varias ciudades de Estados Unidos. Gracias a vuestra intervención, se salvaguaradó la herencia cultural común entre mi país, Italia, y Estados Unidos, y que se remonta al Renacimiento italiano.

Le escribí de nuevo en noviembre pasado, en una carta en la que le pedía que mantuviera su promesa electoral de restablecer la Ley Glass-Steagall y “hacer grande de nuevo no solo a Estados Unidos, sino también al mundo entero”, la cual fue firmada por 217 miembros del Parlamento italiano y europeo, y por otros funcionarios electos e importantes representantes de toda Europa. La Glass-Steagall es parte del programa gubernamental del gobierno de Giuseppe Conte en Italia, y el Primer Ministro Conte la mencionó cuando dio su discurso de toma de posesión en el Parlamento italiano como la clave para proteger los ahorros y para hacer las inversiones en la economía real.

Hoy le escribo sobre otro asunto sumamente importante, para Italia y para Estados Unidos: la exoneración del economista y científico estadounidense Lyndon H. LaRouche, quien falleció el 12 de febrero a la edad de 96 años. Yo tuve el honor y el placer de trabajar con el señor LaRouche por 35 años, y de organizar importantes conferencias para él en Italia, incluyendo una conferencia sobre la afinación de Verdi, en Milán en 1988, y otra vez en 1997 en Busseto, el pueblo donde nació Giuseppe Verdi, en la cual él fue uno de los ponentes junto con famosos intérpretes de Verdi, como Piero Cappuccilli (baritono) y Carlo Bergonzi (tenor).

En el 2007 y de nuevo en el 2009, LaRouche recibió la invitación oficial del Parlamento italiano, tanto del Senado como de la Cámara de Diputados en Roma, para dar un discurso ante la Comisión de Defensa del Senado italiano, y de la Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados. Les advirtió del peligro de una explosión financiera dado que los bancos centrales de Estados Unidos y de Europa estaban alimentando la burbuja financiera (de derivados y otra basura tóxica), la cual estalló en el 2008. En ese momento también dio una conferencia con Giulio Tremonti, quien fue luego ministro de Finanzas del gobierno italiano, sobre la urgencia de un Nuevo Bretton Woods y de una nueva ley de Glass-Steagall. Cuando se inició la crisis en el 2008, muchos miembros italianos del Parlamento comentaron que “LaRouche siempre estuvo en lo correcto en sus pronósticos y sus propuestas, debimos haberlo escuchado”.

Cuando fue perseguido y encarcelado en 1989, por las mismas redes aliadas a los británicos, como William Weld y Robert Mueller, que ahora están llevando a cabo una cacería de brujas en su contra con el propósito de destruir su Presidencia de uno u otro modo, 80 miembros del Parlamento italiano le escribieron al entonces Presidente Bill Clinton pidiéndole que liberase a LaRouche de la cárcel. Y luego la Comisión de Libertad bajo palabra le concedió la libertad.

Sin embargo, nunca lo exoneraron completamente. Si sus ideas y propuestas se hubiesen llevado a cabo en ese momento, no nos encontraríamos hoy en tales dificultades económicas y estratégicas.

Por lo tanto apelo a usted, Sr. Presidente, para que exonere a LaRouche, también por el bien de mi país Italia, que siempre tuvo un enorme respeto al hombre y a sus ideas.

Respetuosamente,
Liliana Gorini
Instituto Schiller
Presidente del Movimiento Internacional por los Derechos Civiles, Solidaridad (Movisol)
Milán, Italia