Lavrov: se necesitan nuevos acuerdos multilaterales de control de armas nucleares, con urgencia

21 de marzo de 2019

21 de marzo del 2019 — Durante su intervención en la sesión plenaria de la Conferencia de Desarme en Ginebra, el miércoles 20, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, le dijo a los presentes que los acuerdos bilaterales entre Estados Unidos y Rusia sobre la reducción de armas nucleares, como en el caso del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) “se consumió”, informó TASS. Advirtió asimismo que el retiro de Estados Unidos del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM) y del Tratado INF, podría resultar en una carrera armamentista a gran escala y de consecuencias impredecibles.

Por consiguiente, dijo, es tiempo de que “pensemos en serio cómo vamos a llevar a cabo un proceso multilateral de control de armas nucleares, y que sea aceptable para todos los países involucrados”; el fundamento para dicho proceso multilateral debe ser el principio de una seguridad integral e indivisible, agregó. No tiene ningún sentido, señaló, “considerar el desarme nuclear separado del conjunto total de factores que tienen efectos negativos en la estabilidad estratégica”. Le recordó a su público que todas las propuestas rusas de control de armas siguen vigentes.

El ministro ruso recalcó que: “Yo estoy seguro de que todos nosotros tendremos la suficiente sabiduría y fortaleza como para superar la crisis y preservar y promover un sistema moderno de acuerdos internacionales sobre control y no proliferación de armas, añadiendo a este nuevos acuerdos”. Sin embargo, señaló, las declaraciones hechas en los días pasados por el representante de Estados Unidos “evidencian lo contrario”. Lavrov se refería a la arenga que lanzó la subsecretaria de Estado, Yleem Poblete, quien alegó que “la violación hecha por la Federación Rusa del Tratado INF plantea una amenaza directa a la seguridad de Europa, de Estados Unidos, Asia del Este y a la seguridad global”, según informó el periódico La Voz de América. Rusia, dijo ella, es un “actor malvado” que no sostiene sus “obligaciones en los acuerdos de control de armas y de desarme”.

Lavrov también hizo hincapié en que, en vez de una respuesta constructiva, lo único que Rusia ha estado escuchando “son solo especulaciones sobre la reanudación de las pruebas nucleares, el despliegue de sistemas de ataques en el espacio e incluso la posibilidad de iniciar una guerra nuclear limitada”. Esa posibilidad es absolutamente inaceptable para Rusia y para la mayoría de los países, recalcó. “Sin embargo, podría convertirse en una realidad”, afirmó, “si no logramos identificar todos juntos una alternativa sensata a la desestabilización de la situación internacional, al empeoramiento cada vez mayor de las contradicciones entre los Estados y a perturbar el sistema existente de acuerdos multilaterales de control de armas”.