Las nuevas sanciones del Departamento del Tesoro de EU contra Venezuela están diseñadas para matar

25 de marzo de 2019

25 de marzo del 2019 — Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos anunció el viernes 22 que las nuevas sanciones contra Venezuela, tienen como blanco particularmente al sector bancario y financiero. Alegó que esas medidas son en respuesta al “secuestro” hace dos días de Roberto Marrero, director de despacho del “presidente interino” Juan Guaidó, y anunció las sanciones en contra del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), y contra cuatro subsidiarias de este banco, entre ellas una en Uruguay y una en Bolivia. Están por venir sanciones mucho más duras.

McClatchy News Service citó a una fuente anónima, funcionario del gobierno (que muy bien pudiera ser John Bolton) quien se jactó de que las sanciones al sector bancario podrían aislar potencialmente a Venezuela de los mercados internacionales. El Presidente Nicolás Maduro “debería estar muy asustado”, dijo, pues Maduro “cruzó la línea” al arrestar a Marrero. Advirtió que al golpear al sector bancario, las medidas recientes tendrán un “impacto profundo” en la capacidad del régimen a sobrevivir.

Los geopolíticos de Washington y Londres siempre han insistido que las sanciones tiene el propósito de forzar la salida de Maduro, en tanto protegen a millones de “venezolanos de la hambruna”. En realidad, a los titiriteros imperialistas no les importa cuánta gente maten, siempre y cuando consigan el cambio de régimen deseado y el trastorno económico y político suficiente como para que sea imposible el sistema de respeto a la soberanía de las naciones.

Eric Farnsworth, vicepresidente del Concejo de las Américas, fundado por la familia Rockefeller, le dijo a McClatchey que es posible que las nuevas sanciones “compliquen la vida cotidiana de los venezolanos... No es que sea insensible, pero bajo el régimen actual sus vidas van a empeorar de todos modos sin que se vislumbre un final”. Farnsworth, quien ha sugerido que “hay que estrangular” a Venezuela como lo hace la serpiente anaconda del Amazonas, añadió que “China está financiando a Venezuela, y hasta que no se pueda cambiar esa relación, las sanciones de Estados Unidos solo van a tener un efecto limitado. Al final del día, si Maduro no consigue el financiamiento de alguna parte, su régimen se va a colapsar”.

Cynthia Arnson, directora del programa sobre Latinoamérica del Centro Wilson, argumentó que se van a necesitar más que meras sanciones para garantizar que se lleve a efecto el cambio de régimen. ¿Se refiere a una invasión militar? “Que yo sepa, no existe un ejemplo de sanciones económicas con las que se haya logrado imponer un cambio de régimen”, le dijo ella a McClatchy. Benjamin Gedan, quien dirigió el departamento para Suramérica en el Consejo de Seguridad Nacional en el gobierno de Obama, está de acuerdo con Arnson. Las herramientas disponibles para presionar a un gobierno extranjero son limitadas, dijo. “En última instancia, el gobierno de Venezuela va a caer cuando los venezolanos se levanten”.