Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Llego la hora de ajustar cuentas: Trump ha sido exonerado; ahora, a exonerar a LaRouche

28 de marzo de 2019
trump-march26-2019.jpg
El Presidente Donald J. Trump saluda a un grupo de periodistas luego de asistir a un almuerzo con los senadores republicanos el martes 26 de marzo de 2019, al momento de salir del Capitolio en Washington, DC. (Foto oficial de la Casa Blanca por Joyce N. Boghosian).

27 de marzo de 2019 — Hay una especie de terremoto que estremece a Estados Unidos, en tanto que se decanta la realidad de toda la operación del “Rusiagate” contra el Presidente Donald Trump: No hay nada ahí, nunca hubo nada ahí, y esto es tanto una operación contra el pueblo estadounidense como lo fue contra el propio Presidente Trump.

Comentaristas furiosos cuestionan ya: “¿Y aquí va a terminar todo? ¿Y los responsables van a tener que pagar por sus delitos?” Otros dicen que esto es ahora “el momento del ajuste de cuentas” contra los medios de masas, contra los demócratas de Obama y, con mucha mayor precisión, contra el aparato de la inteligencia británica que inició toda la operación para empezar. Esta es una cuestión que el mismo Trump destacó la semana pasada en sus tuits: que los británicos lanzaron la operación para impedirle que estableciera relaciones pacíficas de cooperación con Rusia y con China.

Pero hay un significado más profundo en los cambios que se han desatado en Estados Unidos y globalmente con el derrumbe del chanchullo de Mueller y su “Rusiagate”. La fundadora y presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, se refirió a esto ayer:

Ahora podemos poner en orden al mundo entero realmente, del modo en que dedicó su vida para lograrlo el fundador de EIR, señaló Zepp-LaRouche. La operación “Rusiagate” del fiscal especial Robert Mueller resultó ser una gran “hamburguesa de nada”, y habrán más terremotos por venir en las próximas semanas, en especial si observan los grandes avances de la Iniciativa de la Franja y la Ruta como resultado de la gira de Xi Jinping a Italia y Europa. Llegó el momento de ajustar cuentas, como lo han reconocido muchos, pero para asegurar que suceda, la pelea por la exoneración de Lyndon LaRouche tendrá que estar en el centro de todo.

Esto es así porque el mismo aparato que está detrás del Rusiagate, fue el que perpetró el encarcelamiento de Lyndon LaRouche, señaló Helga Zepp-LaRouche. “Ese aparato que persiguió al señor LaRouche le hizo un daño increíble a Estados Unidos y al mundo, al difamarlo de tal modo que la gente quedó completamente blindada al tipo de opciones que significan sus ideas para el mundo y para el futuro de la humanidad”, explicó.

“Yo creo que, a pesar de las cosas maravillosas que está haciendo China”, agregó Zepp-LaRouche, “el señor LaRouche introdujo una profundidad a la discusión, en términos de ideas científicas y culturales, que están ausentes en realidad. Es como si fuesen a sacar a Beethoven de la música; no sería lo mismo. Y si van a sacar a Schiller de la poesía, no sería lo mismo”.

Asimismo, Zepp-LaRouche destacó los comentarios que publicó ayer el oficial retirado de la inteligencia militar estadounidense y analista de seguridad, el coronel (ret.) Pat lang, quien escribió en su blog que como resultado del Rusiagate, “se ha perdido una gran oportunidad para mejorar las relaciones con la potencia termonuclear rusa”. Lang dijo también que “solo orates hiper-nacionalistas como Brennan y Clapper y patrioteros ignorantes como Bolton y Pompeo se pueden imaginar que no sea una buena idea la mejora en las relaciones con un país que te puede destruir”.

A Helga Zepp-LaRouche agregó: “En mi opinión debemos de tener el enfoque de liberar a Trump de esos elementos, y señalar el hecho de que ellos están haciendo lo opuesto de lo que son las intenciones declaradas de Trump”, tales como tener buenas relaciones de cooperación con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el Presidente de China, Xi Jinping.

Zepp-LaRouche agregó lo siguiente:

“La única manera de salir de este enredo es cooperar en torno a un nuevo paradigma: cerrar la brecha comercial [de Estados Unidos con China] mediante inversiones conjuntas, que las empresas estadounidenses cooperen con las empresas chinas en la construcción de África, por ejemplo. La gente tiene que pensar de manera diferente. Si no superamos la geopolítica, el mundo va a estallar, y ese peligro todavía está ahí muy claramente.

“ El pueblo estadounidense tendrá que ver que Trump es un Presidente increíble. Ha enfrentado a una de las mayores conspiraciones, y ahora los demócratas y otros han quedado en ridículo. Son teóricos de la conspiración que han fracasado; están totalmente desacreditados. Para que la Presidencia de Trump logre un acuerdo de las Cuatro Potencias como el que propuso LaRouche, se necesita una buena relación con Rusia y con China, porque si se declara que estos países son enemigos, competidores y rivales, nunca habrá un acuerdo de las Cuatro Potencias.

“Así que Trump es todavía Presidente, y se debe seguir su política sobre esto; y si hay miembros del gabinete que lo contradicen, entonces se debe conseguir mejor gente en lugar de esos”.

En conclusión, Zepp-LaRouche planteó la siguiente perspectiva:

“Debemos de tener una visión completamente optimista. La historia no es interminable; la historia no es como una telenovela, donde hay un episodio tras otro, sino que hay ciertos puntos de inflexión en donde se tiene que cambiar, utilizar un cambio, ir a una nueva plataforma, o si no, regresas al mismo desbarajuste. Y la única manera de salir de este desbarajuste es avanzar totalmente con las ideas del señor LaRouche, y eso significa que se tiene que liberar a la gente de toda esa basura que le arrojaron. Eso se tiene que limpiar ya. Nada más piensen en el efecto impactante que tendría en todo el mundo si se exonerase a LaRouche: Todo encajaría perfectamente. Hay ciertos flancos, incluso en una situación aparentemente imposible, que se pueden utilizar para solucionar el problema en un nivel superior”.