Tribunal europeo decidió que la Comisión de la UE provocó la crisis bancaria italiana

28 de marzo de 2019

28 de marzo de 2019 — Un fallo del Tribunal Europeo de Justicia acaba de establecer que la Comisión de la Unión Europea (UE) actuó ilegalmente al rechazar un rescate bancario en Italia en 2015, forzando por lo cual a que se instituyeran prematuramente procedimientos de rescate interno como la única alternativa bajo la ley de la UE. Esa decisión desató una crisis en los bonos y finalmente ocasionó una caída del 60% en el valor del capital del sistema bancario italiano.

La Asociación Bancaria de Italia anunció que solicitará una indominación de 13,000 millones de euros en daños de la Comisión, dependiendo de la apelación de la Comisión. Igualmente el gobierno italiano está considerando acciones similares también.

En el 2014, el Fondo de Garantías de Depósitos Interbancarios (FITD) rescató a Tercas, un banco regional de Abruzzi. Unos meses después, en 2015, la Comisión de la UE (Margrethe Vestager, de la comisión de Competencias) falló que el rescate era ilegal y forzó a la institución a regresar los fondos. Esa decisión bloqueó el uso de fondos del FITD en rescates en su totalidad, forzando por lo tanto al gobierno a que implementara el uso del rescate interno (decomiso de fondos privados depositados en los bancos) en el caso de cuatro bancos: Banca Etruria, Carife, Banca Marche y Carichieti. El administrador del gobierno en ese momento, Roberto Nicastro, explicó en entrevista con Corriere della Sera el 22 de marzo que la decisión de la Comisión “convirtió lo que podría haber sido una crisis limitada en una crisis sistémica. La depreciación de los créditos vencidos de los cuatro bancos que cayeron un 17% en relación a su valor nominal puso presión sobre todo el sistema, acelerando las crisis de otras instituciones no financieras; desde los bancos Veneto hasta el Monte dei Paschi.

“Al no poder utilizar el FITD en el caso Tercas y los otros cuatro bancos, se desató una crisis que contaminó al sistema, con una crisis que pudo haberse manejado de una forma pragmática y haber sido limitada. Los cuatro bancos tenían un valor de menos del 1% de todo el sistema bancario en Italia. Y sin embargo, ese episodio bloqueó la emisión de bonos para todo el sistema en el período siguiente”.

El Tribunal Europeo de Justicia falló el 21 de marzo que un rescate por parte del FITD, un fondo privado financiado por los bancos italianos, no era “ayuda estatal” y era perfectamente legal y que la decisión de la UE estuvo equivocada.