China envió cargamento de 65 toneladas de ayuda a Caracas; la ayuda de la Cruz Roja llegará a mediados de abril; ONU calcula 7 millones en urgente necesidad

1 de abril de 2019

1 de abril de 2019 — China entregó el pasado viernes 29 de marzo en el aeropuerto de Maiquetía, un cargamento de 56 toneladas de provisiones médicas para Caracas, según informó la agencia AFP. El embajador de China en Venezuela, Li Baorong, estuvo en el aeropuerto para recibir el cargamento, y dijo que fue resultado de acuerdos previos que fueron firmados con el gobierno de Maduro.

Un informe de las Naciones Unidos publicado el 28 de marzo dice que existen al menos 7 millones de venezolanos que tiene necesidad de asistencia médica y nutricional de emergencia. La malnutrición en el país es enorme y las enfermedades están fuera de control.

Sucedió otro apagón del sistema eléctrico el viernes 29 de marzo (que se repitió el sábado 30, y el domingo 31). Como alrededor de las 7:00pm, muchos lugares de Caracas, y por lo menos 20 estados de los 23 estados del país no tenían luz eléctrica.

La Cruz Roja y la Media Luna Roja anunciaron que a mediados de abril, enviarán ayuda a Venezuela, y comparó esta operación con la llevada a cabo en Siria en términos de la "escala de la acción humanitaria". La ayuda humanitaria de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC en sus siglas en inglés) entre sus prioridades llevará, medicinas, generadores eléctricos para los hospitales y voluntarios. El anuncio lo hizo Francesco Rocca , presidente de la IFRC, quien afirmó que el primer cargamento llevará ayuda para 650,000 personas, y "esperamos ampliar esa posibilidad" afirmó Rocca. Dijo además que espera contar con las "condiciones legales" necesarias para hacer realidad esta ayuda y recalcó sin anestesia que está dispuesto a denunciar "toda la interferencia que pueda haber. Esta sociedad está muy politizada y no podemos hacer daño a nuestro emblema", advirtió Rocca, dejando claro que no permitirá ninguna interferencia política en su operación.

Rocca dijo que los arreglos para hacer posible la entrega de esta ayuda se discutieron con las "instituciones del Estado" (el gobierno de Nicolás Maduro), con la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), y con la organización católica de caridad, Cáritas.

Es revelador que en su rueda de prensa del viernes 29, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, informó sobre esto, y salió con el cuento de que había sido organizado por el "presidente interino" Juan Guaidó, y dijo que si era exitoso, era posible que Estados Unidos intentara trabajar con la IFRC para hacer llegar ayuda humanitaria a Venezuela. Obviamente, esta posibilidad siempre ha existido, al igual que trabajar por medio de la Organización de las Naciones Unidas. Sin embargo, en vez de ello, bajo la dirección del vicepresidente Mike Pence, John Bolton y Elliot Abrams, Estados Unidos optó por respaldar el espectáculo político del 23 de febrero en la frontera colombo-venezolana, utilizando el pretexto de la ’ayuda humanitaria’ para crear provocaciones violentas en contra del gobierno de Nicolás Maduro.