Príncipe Felipe en 2011: Reduzcamos la población mundial ¡YA!

3 de abril de 2019

3 de abril de 2019 — En vista del anuncio que hizo sir David Attenborough de que “la voy a emprender en contra” del Presidente Donald Trump por su posición sobre el cambio climático, reproducimos a continuación un informe publicado el 11 de septiembre del 2011 en nuestras publicaciones sobre los planes genocidas de Cero Crecimiento Poblacional de los que hablaron el príncipe Felipe y sir David Attenborough:

11 de septiembre de 2011 (EIRNS) — El estadista estadounidense Lyndon LaRouche calificó de “satánico” al príncipe Felipe, duque de Edinburgo, cuya campaña de genocidio que ya lleva 59 años en contra de la humanidad, aprovechando su posición en la Real Sociedad para las Artes y las Ciencias, parece ser algo sacado de la novel de “ciencia” ficción La isla del Dr. Moreau de H. G. Wells de 1896.

Helga Zepp-LaRouche se refirió recientemente al discurso genocida de sir David Attenborough al recibir el premio Real Sociedad para el Fomento de las Artes (RSA) el 10 de marzo del 2011. El príncipe Felipe es el presidente del RSA.

Ante el propio príncipe Felipe que presidía la reunión, el “naturalista” Attenborough declaró: “Ahora nos damos cuenta de que los desastres que continúan afectando cada vez más al mundo natural, tienen un elemento que los conecta a todos: el aumento sin precedentes en el número de seres humanos en este planeta",como advirtiera Malthus. Pero nadie propone las medidas necesarias para reducir la población humana, lo que empeora todos los problemas. “¿Por qué ese extraño silencio?... Parece que hay un tabú extraño alrededor del tema... hay más de 100 países cuya combinación de números y riqueza ya los ha empujado más allá del nivel sostenible... es trágico que los únicos programas de población actuales en los países desarrollados estén, perversamente, tratando de aumentar su tasa de natalidad, con el fin de poder cuidar el creciente número de personas mayores. La noción de que cada vez más personas mayores necesitan cada vez más jóvenes, que a su vez envejecerán y necesitarán aún más jóvenes, y así sucesivamente, hasta el infinito, es un obvio esquema de Ponzi ecológico "

Attenborough dice que “el único atisbo de esperanza” es el hecho de que “donde las mujeres tienen derecho al voto, saben leer y escribir y pueden controlar la cantidad de hijos que tienen, la tasa de natalidad disminuye. En Kerala, India, todos estos factores se unen para producir 1.7 nacimientos por mujer; en la India en general, la tasa de fertilidad es de 2.8 nacimientos por mujer. Sin embargo, compárela con las Filipinas católica, donde es 3.3 ...”.

Cada uno de nosotros “tenemos que romper el tabú, en privado y en público...donde quiera y cuando quiera que hablemos del medio ambiente; agreguémosle unas cuantas palabras para garantizar que no se pase por alto el elemento poblacional. Si ustedes son miembros de una ONG pertinente, invítenlos a que reconozcan esto. Si ustedes pertenecen a una iglesia, en especial si son católicos, porque su doctrina en contra de la anticoncepción es un factor importante en este problema, sugiéranles que consideren los factores éticos involucrados... Si ustedes tienen contactos en el gobierno, pregúntenles por qué el crecimiento de nuestra población que afecta a cada uno de los departamentos todavía no es responsabilidad de ninguno de ellos. Una Australia enorme, vacía, ha nombrado a un ministro de Población Sustentable, entonces, ¿por qué no lo puede hacer una Gran Bretaña pequeña y superpoblada?”, continuó Attenborough.

El príncipe Felipe, presidente de la RSA durante 59 años, corrigió a Attenborough en el sentido de que la primera organización ambientalista importante no fue la WWF, sino la International Union for the Conservation of Nature (Unión internacional para la conservación de la naturaleza). La parte científica de esta, conocía el problema poblacional, pero no tenía ni el dinero ni las capacidades organizativas. “Vinieron a verme” explicó Felipe, “y en ese tiempo, se produjo una ruptura muy seria” entre los científicos y los organizadores y financiadores. “Peter Scott, un naturalista que dibujaba pájaros vino a verme y me pidió que la presidiera. Yo ya era presidente de otra organización internacional y les dije que fueran a ver al príncipe Bernardo de los Países Bajos”. (El príncipe Bernardo que fue miembro del partido Nazi y quien se vio forzado a renunciar a su membresía para poder retener sus títulos nobiliarios). Felipe dijo “Sólo tuve una discusión con Peter Scott. Me dijo: ‘Debemos promover la conservación en beneficio de las personas. Debemos interesar a la gente ’. Le dije ‘No creo que tengas razón. Debemos cuidar a los animales por su propio bien, no por nuestro bien, no para que las personas puedan tener parques y que puedan ir a observarlos. Si eso sucede, las personas pondrán su propio interés en prime lugar ”.