Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Nuestra misión estratégica: que Estados Unidos se una al Nuevo Paradigma

22 de abril de 2019
2017-0516-hzl-belt_and_road_forum.jpg
Helga Zepp-LaRouche en el Foro de la Franja y la Ruta en Beijing, China, 15 de mayo de 2017

22 de abril de 2019 — A finales de esta semana, se llevará a cabo el Segundo Foro de la Franja y la Ruta, una conferencia de tres días en Pekín, en lo que el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, caracteriza como una reunión de “importancia histórica”, que “dará mayor ímpetu a la economía mundial… y contribuirá a la construcción de una comunidad con un futuro compartido para la humanidad”. La conferencia va a reunir a 37 jefes de Estado, 360 funcionarios de nivel ministerial, 100 líderes de organizaciones internacionales y participarán 5,000 en conjunto.

Más allá de los impresionantes números, el Foro va a hacer avanzar la creación de un Nuevo Paradigma que está surgiendo en torno a los principios de economía física y de la ley natural que adelantó desde hace medio siglo el estadista estadounidense Lyndon LaRouche, y que se reflejan en parte en la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

En los comentarios que dio a la prensa Wang Yi, también señaló que China va a “exhibir” sus propios logos económicos en el Foro, a fin de “compartir los beneficios de su crecimiento económico” con otras naciones del planeta. Esos logros incluyen de modo prominente la eliminación total de la pobreza en China para el 2020. De hecho, el Presidente Xi, este fin de semana viajó a uno de los lugares más pobres de la zona rural del país, donde anunció que él será como “un martillo golpeando un clavo” para conseguir ese objetivo.

Como lo está haciendo mucha gente en todo el mundo, los estadounidenses deberían estar tomando nota de los impresionantes logros alcanzados por China al sacar de la pobreza a una décima parte de la especie humana, alrededor de 700 millones de personas, y con toda seriedad preguntarse: Si China puede hacer eso, ¿por qué nosotros no podemos? ¿Acaso no somos la nación que fundó el Sistema Americano de economía física?

Y aunque el gobierno de Estados Unidos, supuestamente, tendrá un representante de bajo perfil en el Segundo Foro de la Franja y la Ruta, no será uno que tenga la jerarquía necesaria como para ayudar a organizar que Estados Unidos se una plenamente como socio al Nuevo Paradigma que está surgiendo, y que Helga Zepp-LaRouche ha definido como el objetivo estratégico central que se tiene que alcanzar en este período venidero. La razón por la cual Estados Unidos se está perdiendo esta oportunidad, tiene todo que ver con el intento de golpe de Estado continuado en contra del Presidente Donald Trump, en torno al “Rusiagate”; un golpe de Estado que incluye una serie de chiflados antirrusos y antichinos dentro del propio gabinete de Trump, como el secretario de Estado Mike Pompeo y el asesor de seguridad Nacional John Bolton, quienes están tratado de llevar a Estados Unidos por un rumbo de colisión con Rusia y China, un hecho que no ha pasado desapercibido a funcionarios del liderato de estas dos naciones.

La forma más eficiente para detener el golpe de Estado británico en contra de Trump, para liberarlo de los tipos como Mike Pompeo y John Bolton, para mostrarle a China y a Rusia que la política de Estados Unidos puede estar sustentada en la cooperación y no en la confrontación, y para reorientar radicalmente a la economía estadounidense apartándola de la especulación y el saqueo de Wall Street, es construir un movimiento político visible que exija la exoneración plena de Lyndon LaRouche. Ese único curso de acción sacará a patadas todo lo que anda chueco en Estados Unidos hoy, y echará a andar el proceso para llevar de vuelta al país al Sistema Americano de economía física que promovió Lyndon LaRouche.