Algunas revelaciones que salen del informe de Mueller; se trataba de obstaculizar la relación con Rusia

22 de abril de 2019

23 de abril de 2019 — Dos de los diez supuestos “episodios de obstrucción” de la justicia a los que hace referencia el informe del fiscal especial Robert Mueller, dejan completamente en claro que todo el problema con Donald Trump era y es, su intención de llegar a un acuerdo de relación pacífica con Rusia.

En el relato del episodio “1”, titulado “La respuesta de la campaña a los informes sobre el apoyo ruso a Trump”, con toda naturalidad Mueller informa lo siguiente como justificación para una investigación de contrainteligencia del FBI: “El 16 de junio de 2015, Donald J. Trump declaró su intención de procurar la postulación como candidato republicano para Presidente. Para principios de 2016, él se distinguió entre los candidatos republicanos por que hablaba de relaciones estrechas con Rusia, y decía que se llevaría bien con el Presidente ruso Vladimir Putin, y declaraba que la alianza de la OTAN era obsoleta, y elogiaba a Putin como un ‘líder fuerte’. La prensa informó que los analistas y comentaristas políticos rusos percibían a Trump como favorable hacia Rusia”.

Luego el informe señala que en febrero de 2016, “la prensa” comenzó a informar sobre las conexiones de varios personajes de la campaña de Trump, con Rusia, entre estos, Michael Flynn, Paul Manafort y Carter Page. Trump, dice el informe, procuró a WikiLeaks durante la campaña con relación a la oportunidad en que se publicasen más documentos; dijo que dudaba que los rusos hubiesen hackeado las computadoras del Comité Nacional Demócrata (CND) y del director de la campaña de Hillary, John Podesta; dijo que no tenía asuntos de negocios en Rusia; y la Campaña estaba envuelta en cambiar una plancha electoral en la la plataforma del Partido Republicano sobre la entrega de asistencia letal a Ucrania.

Pero ahora se sabe que “los informes de la prensa” no eran más que filtraciones de la inteligencia británica, la mentada Iniciativa Integridad británica, y el agente del MI6 Christopher Steele, la CIA y el Departamento de Estado, pero Mueller no menciona esto aquí. Y es que la premisa aceptada de todo el informe, es que cualquier opinión política que abogue por la paz con Rusia, justifica una investigación secretar por parte del gobierno, y por eso el informe sobre el episodio “1” simplemente enumera esas opiniones para justificar la investigación, sin molestarse en siquiera explicar el por qué.

En el relato del episodio “4”, el despido de James Comey de su puesto de director del FBI, se revela que el Presidente quería desde el primer momento se dijese explícitamente que había despedido a Comey porque éste se rehusaba a especificar en público, que el Presidente no estaba bajo investigación, a pesar que le decía al Presidente y a las comisiones del Congreso en privado que ese era el caso, y Trump alegaba que esto interfería con su capacidad para conducir la política exterior con Rusia. En la carta original que Trump le dictó a Stephen Miller sobre el despido de Comey, Donald Trump dijo que la renuencia de Comey a declarar en público que el Presidente no estaba bajo investigación, ocasionaba un obstáculo específicamente a lo que el Presidente quería hacer con Rusia, con relación al comercio y a la colaboración para eliminar al “Estado Islámico”. Luego intervino Rod Rosenstein, el subprocurador general, quien difundió la versión de que fue la mala conducta de Comey en la investigación de Hillary Clinton lo que causó el motivo de su despido, y no lo que había dicho el Presidente. Esto por supuesto, creó la matriz de opinión en los medios de que el Presidente había encubierto el verdadero motivo para despedir a Comey, y eso es lo que constituye el episodio “4” de Mueller.