Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Una semana de diplomacia intensa, de promesa, de peligro y de locura

23 de abril de 2019
trump-april11-2019.jpg
Reunión del Presidente Donald J. Trump y el Presidente Moon Jae-in de la República de Corea, el jueves 11 de abril de 2019, en el Salón de Gabinete de la Casa Blanca (Foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead).

23 de abril de 2019 — Esta es una semana de intensa actividad diplomática e histórica mundial, de lo cual se desprenden promesas esperanzadoras para el futuro compartido de la humanidad; otras señalan el peligro estratégico extremo que enfrenta el mundo en su conjunto; y algunas muestran el estado de las intenciones satánicas abiertas que emanan de la farsa del cambio climático anticientífico del imperio británico.

Empezando con lo satánico: ayer fue el Día de la Tierra, la adoración pagana de la Madre Tierra, que niega la existencia de la humanidad como especie creativa a imagen de Dios. Greta Thunberg, la niña sueca víctima de abuso psicológico y mental que ha sido convertida en la líder de la “cruzada infantil” para detener a los adultos malos del mundo que creen en el progreso humano, llegó a Londres el pasado fin de semana, luego de realizar una concentración pagana el Viernes Santo en Roma ante unas 25,000 personas en su mayoría niños que exigían la desindustrialización y la despoblación del planeta. Se reunió ahí con el Papa, quien le dio las gracias por “decir la verdad”. El Papa Francisco, por supuesto, en la preparación de su encíclica satánica Laudate Si, donde adopta la farsa del cambio climático, trabajó muy estrechamente con Hans Joachim Schellnhuber, quien propone reducir la especie humana a menos de mil millones de personas. La pobre Greta está bajo control, en parte, del dizque “científico” británico del clima, Kevin Anderson, quien sostiene que el número apropiado de personas sería 500 millones nada más. En Inglaterra, el verdadero origen de las ideologías de la despoblación, se espera que Greta de un discurso en la Cámara de los Comunes. No se ha dicho todavía si se le concederá una audiencia con la reina y su consorte Felipe, antes de que se le conceda a Felipe su deseo de reencarnar como un virus mortal para ayudar a reducir la población del mundo.

Sobre el peligro estratégico: la conferencia de Moscú sobre Seguridad Internacional se inicia hoy martes 23, con la participación de más de mil personas de 111 países. El viceministro de Defensa ruso, coronel Alexander Fomin, le dijo a la cadena noticiosa RT el día anterior, que “la paz, la independencia y la integridad territorial tienden a ser cada vez más frágiles hoy... Estados Unidos no se cruza de manos y emplea otras tácticas, tales como una amplia gama de técnicas desarrolladas para las guerras híbridas y las revoluciones de color..., el entrenamiento de líderes y miembros de grupos extremistas, aumentar las presiones tales como el soborno, la intimidación y las sanciones sectoriales”.

El ministro del Exterior ruso, Sergey Lavrov, señaló que cómo se pueden quejar los voceros del gobierno de Estados Unidos por la presencia de unos cuantos soldados rusos en su “patio trasero” (Venezuela), cuando “al mismo tiempo, nadie menciona el hecho de que militares estadounidenses y otros elementos de la OTAN, de Gran Bretaña y Canadá, tienen atiborrada a Ucrania”.

Mientras tanto, la imposición de sanciones a terceros por parte del gobierno de Trump, en donde ataca incluso a supuestos amigos y aliados que se rehúsan a aceptar las órdenes de cortar relaciones con Irán, Venezuela y otros que son considerados como enemigos, pone en peligro la estabilidad económica y estratégica en todos los rincones del mundo; y pone en riesgo el papel del dólar como moneda confiable para el comercio mundial.

Pero también hay un impulso tremendo hacia un Nuevo Paradigma, que coloca a la humanidad en el centro de una misión para el futuro basado en un renacimiento científico y cultural, en torno al espíritu de la Nueva Ruta de la Seda, un proceso que iniciaron Lyndon y Helga LaRouche durante los últimos treinta años. El Segundo Foro de la Franja y la Ruta se llevará a cabo este jueves 25 y viernes 26 de abril en Pekín, con la representación de más de 130 naciones, 37 jefes de Estado, 360 ministros de Estado y un total de 5,000 participantes. La transformación de China en una prominente nación científica e industrial, luego de sacar de la pobreza a más de 700 millones de personas, es un hecho irrefutable, y la Iniciativa de la Franja y la Ruta está dedicada a llevar ese proceso a todo el mundo, por lo cual ha recibido una jubilosa bienvenida por casi todo el mundo entero.

No obstante, los dinosaurios neoconservadores que rodean al Presidente Trump, hasta ahora han podido socavar su intención de construir relaciones amistosas con China y con Rusia. La histeria en contra de China ha llegado a un punto muy peligroso, a pesar de la opinión optimista de Trump sobre China y del potencial de lograr un “acuerdo épico” con China que está cerca de culminar. El FBI ha empezado a quitar las visas a más de 200 destacados académicos chinos, académicos que se consideran a sí mismos como amigos de Estados Unidos, cuya actividad es fundamental para crear los vínculos culturales e intelectuales necesarios para forjar esa amistad que plantea Trump. Ahora ese mismo FBI está expulsando de Estados Unidos a destacados científicos chinos, entre ellos investigadores sobre el cáncer en el prestigioso Centro Médico de Texas, en Houston, con lo cual contribuyen a socavar el progreso en la salud de toda la humanidad, y agravan las tensiones entre las relaciones sino-estadounidenses.

No hay tiempo que perder para terminar de una vez por todas con el intento de golpe en contra de la presidencia de Trump. El informe de Mueller se vio obligado a reconocer que no hubo ninguna colusión, pero mantuvo la gran mentira (que es la base de toda la farsa) de la supuesta interferencia rusa en las elecciones, así como la posible obstrucción de la justicia por parte del Presidente, lo cual están utilizando los demócratas degenerados para seguir con las investigaciones para conseguir un juicio político sobre un delito que nunca existió. Trump fue electo Presidente por un electorado asqueado de la decadencia económica y cultural, las guerras perpetuas, y que respalda plenamente su intención de acabar con las divisiones del mundo creadas por la Guerra Fría, una perspectiva inherente a la obra de Lyndon LaRouche de la última mitad de siglo. Ese electorado tiene que hacer que Trump exonere a LaRouche de una vez por todas, para que se libere de los neoconservadores y neoliberales que están saboteando su presidencia, y poder llevar a Estados Unidos y a Europa hacia el nuevo paradigma de la Nueva Ruta de la Seda.