Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Las lagunas de la Franja y la Ruta

24 de abril de 2019

24 de abril de 2019 — Del 25 al 27 de abril se llevará a cabo el Segundo Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional, en Pekín, China. Estarán representados 130 países con 37 jefes de Estado y de gobierno, 360 ministros y 5,000 delegados de todos esos países. Ya desde antes de que comience el foro es patente que en la reunión, muchos países se unirán al Nuevo Paradigma de respeto a la soberanía nacional, para el desarrollo futuro, por el interés de los demás, que se ha venido construyendo en torno a la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Sin embargo, todavía quedan importantes lagunas políticas. Primero, no está claro todavía de qué nivel será la delegación que enviará Estados Unidos, pero es seguro que no será del nivel que debería, es decir, al nivel del propio Presidente Donald Trump. Segundo, India no participará para nada, igual como sucedió en el Primer Foro de la Franja y la Ruta hace dos años. No obstante, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y el Secretario del Exterior de India, Vijay Keshav Gokhale, tuvieron una reunión bilateral en Pekín, en la cual ambas partes se comprometieron a continuar con el llamado “Proceso de Wuhan”, en referencia a la cumbre informal de hace un año entre el Presidente chino Xi Jinping y el primer ministro de India Narendra Modi, en la cual sentaron las bases para la cooperación estratégica entre los dos países. Wang anunció que se prepara una segunda cumbre similar.

Helga Zepp-LaRouche comentó ayer, que a pesar de que el espíritu de la Nueva Ruta de la Seda se sigue esparciendo rápidamente, todavía hay una gran tarea por completar. Además de las dos grandes lagunas pendientes, Estados Unidos e India, el imperio británico ve amenazados sus intereses de manera existencial, y está respondiendo en consecuencia. Esta semana hubo un ataque terrorista verdaderamente terrible en Sri Lanka, en donde fueron asesinadas 310 personas y muchas más resultaron heridas. Esto fue mucho mayor que el ataque en Mumbai de hace 15 años, y claramente tuvo la intención de destruir a Sri Lanka, que constituye uno de los pilares de la Ruta Marítima de la Seda en Asia del Sur. Los adversarios de la Ruta de la Seda han atacado a Sri Lanka también por haber caído supuestamente en la “trampa de la deuda” de China.

Los británicos siguen empeñados en derrocar, o cuando menos paralizar al gobierno de Trump, a pesar de que el tan esperado informe de Mueller no les dio todo lo que querían. Están activando a sus piezas neoconservadoras dentro del gobierno de Trump, como el secretario de Estado Mike Pompeo y al Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, para poner a Estados Unidos en una trayectoria de confrontación con China y con Rusia.

Ambas potencias seleccionadas han dejado en claro que están sumamente preocupadas por esas provocaciones. La Armada del Ejército Popular de Liberación de China está realizando ejercicios militares para celebrar su 70avo aniversario, y han señalado que no tratan de hacer una “exhibición de poder”, pero que tampoco van a permitir que el Mar de China Meridional se convierta en los nuevos Balcanes debido a la interferencia extranjera. Y a partir de hoy miércoles 24, se inaugura la 8ava Conferencia Internacional de Seguridad en Moscú, donde se espera la asistencia de unos 1,000 participantes de 111 países, de los cuales 35 delegaciones las encabezan ministros de Defensa; el foco central de la conferencia será la peligrosa tendencia hacia la “extraterritorialidad” intervencionista de ciertas medidas impuestas por Estados Unidos, el Reino Unido, la Unión Europea y demás.

Por otro lado, se anunció que el Presidente Trump viajará a Londres en junio para participar en la 75ava conmemoración del Día-D, y que será recibido ahí con gran pompa y circunstancia por la misma reina decrépita. Sería totalmente apropiado que el Presidente Trump condicionase su visita a que primero reciba una disculpa formal de parte de la reina, por el golpe de Estado que sus servicios de inteligencia han tratado de perpetrar contra Trump.