Siguen las lluvias en el Medio Oeste de EU; el cinturón maicero de EU en un punto crítico de siembra tardía o no siembra

24 de may de 2019

22 de mayo de 2019 — En grandes partes del cinturón maicero y soyero de la región del Medio Oeste de Estados Unidos, los agricultores que no han podido sembrar maíz debido a lo empapado de los campos, enfrentan ahora una decisión contra el tiempo. Ellos y el país entero, enfrentan consecuencias graves. La producción de maíz en Estados Unidos representa más de una tercera parte de la cosecha anual mundial. Lo que sea que decidan hacer los agricultores del Medio Oeste —que tienen que tomar en consideración muchos factores aparte de la ciencia de la siembra, como son sus opciones de seguro de cobertura de cosechas; qué van a hacer los “mercados” amañados; qué les van a decir sus bancos; qué y cuándo será el pago de la compensación que ofreció Trump por el conflicto comercial con China (“Programa de Facilitación de Mercadeo”)— existe una pregunta fundamental: ¿Vale la pena todo para seguir sembrando?”

Usualmente el 20 de mayo es la fecha que dan los agrónomos para determinar que los rendimientos del maíz se reducirían en un 8% en promedio, si no se ha sembrado para entonces. Los rendimientos necesariamente se van reduciendo después de esa fecha, en la medida que disminuye el número de unidades de luz por temporada de cultivo. A partir de ahora, con cada día que pasa sin sembrar, hasta finales de mayo, en que ya no sea sensato en lo absoluto intentarlo, habrá una caída en el rendimiento de 0.8 busheles por acre cada día, según las cifras de la Universidad de Illinois.

La siembra está es en este momento ya mucho menor que el promedio, según registros de los últimos cinco años. Según el semanario Crop Progress del Departamento de Agricultura de EU, del lunes 20, el promedio en cinco años es que para el 20 de mayo ya se ha sembrado un 80% de la superficie de maíz, y ya están brotando un 49% de las plantas sembradas. Pero hoy para el 19 de mayo, solo se había plantado un 49% y solo un 19% había brotado. Para el caso de la soya, para el 20 de mayo, usualmente se había sembrado un 47% y había un brote de 17%. Pero este año, para el 19 de mayo, solo se había sembrado un 19% y solo un 5% había brotado.

Todos los 18 principales estados productores de maíz, que representan el 92% de todo el maíz que se produce en Estados Unidos, están por debajo de sus promedios en cinco años en términos de siembra y brotes. Lo mismo sucede con los 18 principales estados productores de soya que representan el 95% de la cosecha total de soya en Estados Unidos.

Los agricultores que no puedan sembrar maíz, tienen hasta el 31 de mayo para presentar un reclamo de seguro, llamado presentación de “Cautela de siembra” y esperar que les pague la Aseguradora Federal de Cosechas, si tienen seguro. Pueden dejar sus terrenos en barbecho, o sembrar algo diferente, una cosecha de temporada más corta, lo que tienen que decidir en base al crédito, costos de inversión, condiciones etc. Mientras tanto se proyecta que habrá más lluvias en los llanos y en particular en la franja maicera Oeste y Norte. En Nebraska había pronósticos de nevada para la noche del martes 21 de mayo.

Las implicaciones son enormes. La revista Successful Farming del 20 de mayo habla en términos de que pudiera haber “un desplome dramático en la zona maicera”. Citan al economista de la Universidad de Illinois Scott Irwin, quien dice: “Yo creo que el puno de partida ahora es de una reducción de 5 millones de acres en la superficie sembrada de maíz”. Dado que estas superficies son las de más alto rendimiento, esto significa una reducción importante en relación a los más de 80 millones de acres que usualmente se han venido sembrando a nivel nacional en los últimos años.

Para dar una idea concreta de la “matemática” con que están juzgando los granjeros, Successful Farming ofrece este cálculo de cómo los cultivadores de maíz de Illinois obtendrán más ingresos del seguro de cosechas, con el reclamo bajo la “Cautela de siembra”: “los pagos asegurados son de $331 por acre para el maíz y de $252 por acre para la soya. En comparación, los ingresos [por la venta en el mercado] podrían llegar a $153 por acre para el maíz y de $219 por acre para la soya, debido a los bajos rendimientos y los costos como son los fertilizantes, semillas y el equipo requerido para cultivar una cosecha”.

No se sabe qué tanto o qué tan poco van a recibir los agricultores de pago en el recientemente anunciado “Programa de Facilitación de Mercado” por el comercio con China. El impacto terrible de esta situación que se produce encima de cuatro años de bajos precios por las cosechas, se puede ver por todos los estados agrícolas.

Se han reducido las ventas de maquinaria agrícola. La principal compañía manufacturera de maquinaria agrícola, John Deere, anunció el 17 de mayo que proyecta ahora que los agricultores compren cerca de $464 millones de dólares menos de equipo agrícola este año, que lo que esperaban originalmente. Los detalles se cubrieron en el Quad City Times del 17 de mayo en Moline, donde están las oficinas matrices de la Deere. El enlace inversionista de Deere, Josh Jepsen, dijo que la compañía reducirá la producción. Los envíos se han reducido en un 20%, principalmente de equipo pesado, como tractores y cosechadoras, así que la producción se reducirá a niveles por debajo de las ventas minoristas. Aunque no se especifica ningún centro de fabricación, los recortes afectarán ese sector de maquinaria pesada, que se producen en Waterloo y Moline.