Lavrov: Con relación a la farsa del hackeo ruso y del Rusiagate, hay una pista muy ancha que quizás Pompeo bloqueó

25 de may de 2019

25 de mayo de 2019 — El ministro del Exterior de Rusia, Sergey Lavrov, proporcionó una pista importante para que vean los investigadores del fraude en que se fundamenta el Rusiagate, que los archivos de WikiLeaks publicados en 2016 sobre el contenido de los servidores del Comité Nacional Demócrata y del presidente de la Campaña de Clinton, John Podesta, fue resultado del hackeo de agentes de la GRU rusa a través de la Internet. El Presidente Donald Trump quizás quiera saber que, al parecer, el Secretario de Estado Mike Pompeo bloqueó cualquier investigación sobre esta información, del mismo modo que hizo con el análisis científico forense que condujo el ex director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés) William Binney, la cual demuestra que los archivos que publicó WikiLeaks no fueron producto de ningún hackeo.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, esto es lo que dijo Lavrov el 14 de mayo en la rueda de prensa que dio luego de su reunión con Pompeo en Sochi, Rusia. El énfasis es nuestro:

“Hablando en particular sobre la más reciente campaña presidencial de Estados Unidos, hemos tenido establecido un canal de intercambio de información sobre posibles riesgos imprevistos o no deseados que surjan en el ciberespacio desde el 2013. Desde octubre de 2016 (cuando el gobierno demócrata de Estados Unidos planteó la cuestión por primera vez) hasta enero de 2017 (antes de la toma de posesión de Donald Trump) este canal se utilizó para gestionar las solicitudes y las respuestas. No hace mucho tiempo, cuando los ataques contra Rusia en relación a la supuesta interferencia en las elecciones, llegó a su punto más alto, nosotros propusimos que se hiciera público este intercambio de mensajes entre estas dos entidades, que estaban involucradas en impedir incidentes en el ciberespacio. Hoy le recordé esto al señor Pompeo. El gobierno [de EU] que ahora dirige el Presidente Trump, se negó a hacerlo público. Yo no estoy seguro quién estuvo detrás de esta decisión, pero la idea de publicar esta información fue bloqueada por Estados Unidos. Sin embargo, nosotros creemos que su publicación eliminaría todas las invenciones que circulan actualmente. Por supuesto, nosotros no vamos a hacer públicos estos intercambios de manera unilateral, pero quiero que se conozca el hecho”.