La respuesta de los medios chinos a los ataques a Huawei es cada vez más dura y tajante

29 de may de 2019

29 de mayo de 2019 — El tono de la editorial del diario chino Global Times en donde califica a Steve Bannon de fascista, es ya típico de la acritud con que los medios chinos responden a la política de Washington hacia China, la cual caracterizan casi unánimemente como un ataque al sistema económico fundamental de China y a sus “intereses centrales”. Por ejemplo, la agencia noticiosa Xinhua publicó un artículo el 25 de mayo en donde señala que “en la mesa de negociación [de las recientes pláticas comerciales], el gobierno de Estados Unidos presentó una serie de demandas arrogantes a China, entre ellas que restrinja el desarrollo de las empresas del Estado... Obviamente, eso va mucho más allá de la esfera de unas negociaciones comerciales y toca al sistema económico fundamental de China. Esto muestra que detrás de la guerra comercial de Estados Unidos contra China, de lo que se trata es de invadir la soberanía económica de China y forzar a China a dañar sus intereses medulares”. Según el comentario de Xinhua, Estados Unidos está comprometido a “forzar a China a cambiar su vía de desarrollo”.

Una editorial en el Global Times del 24 de mayo, advierte de igual modo que China tiene que prepararse para una “guerra prolongada” en el frente comercial. “Cada vez hay más señales que muestran que la Guerra comercial sino-estadounidense resultará ser una guerra prolongada. Washington, que llevó la situación actual por medio de pura bravuconería, está empezando a entrar en pánico. Está apostando con imponer restricciones a compañías chinas como Huawei, con la esperanza de aplastar la voluntad de China. Pero China no va a ceder. La sociedad china se está movilizando rápidamente para unirse en contra de la presión de Estados Unidos y para prepararse a una posible guerra comercial a largo plazo. Vale la pena soportar algún sufrimiento a corto plazo para defender la soberanía económica de China. El proceso va a estimular al país para hacer mayores avances en campos fundamentales de la tecnología y harán más fuerte a China.”

El editorial advierte que la política de Estados Unidos le será contraproducente en el ámbito internacional. “Los países del mundo tendrán una evaluación más a fondo de las bravuconadas de Estados Unidos. Si Washington puede jugar duro con una China fuerte, es más probable que forzará a otros países pequeños y medianos y los forzará a someterse. Segundo, las compañías importantes a nivel mundial se podrán dar cuenta de que la cooperación estable con las empresas estadounidenses tiene un precio; tienen que ser obedientes a Estados Unidos. El hecho cruel de que Estados Unidos recurra a cualquier cosa para poner de rodillas a su rival, será recordado por la mayoría de los pueblos y las potencias de todo el mundo”.

Hasta el revisor de textos de China Daily, Ian Goodrum, tuvo su oportunidad para dar su opinión sobre el caso de Huawei. Escribió un artículo de opinión el 24 de mayo en el que dice que “Estados Unidos le rogó y suplicó a sus aliados que excluyeran en su relación empresarial a Huawei, por ‘motivos de seguridad’, pero la mayor parte de esos ruegos cayeron en oídos sordos por falta de pruebas. Pero no es un gran misterio el por qué Estados Unidos actuó así... Sus socios tradicionales no cumplieron con lo solicitado, así que se hizo necesaria una solución de fuerza bruta”. Goodrum explica que “la política nacional [de China] para salvaguardar a las compañías nacioanels ha resultado muy sabia, dado el actual clima hostil”, y destaca que “China ya sabe lo que es sufrir el yugo de un amo colonial. No importa que haga Estados Unidos, o cualquier otro, ya no lo van a sufrir”.