Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Manifestaciones de diplomacia amistosa destacan el potencial real de un nuevo cambio paradigmático

13 de junio de 2019
trump-june12-2019.jpg
Conferencia de prensa conjunta del Presidente Donald J. Trump y el Presidente de Polonia, Andrzej Duda, el miércoles 12 de junio de 2019, en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca (foto oficial del a Casa Blanca por Shealah Craighead).

13 de junio de 2019 — Un momento sorprendente se produjo este miércoles en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, durante la conferencia de prensa conjunta del Presidente Donald Trump con su invitado, el Presidente de Polonia, Andrzej Duda, quienes se habían reunido y firmado dos memorandos (uno de ellos para asignar 1,000 soldados estadounidenses en Polonia) y que después hablaron con los medios. Un reportero le preguntó a Duda: “¿Considera usted a Rusia como un aliado o como un adversario?”. Cuando Duda ya estaba en medio de su respuesta, subrayando que Polonia era “parte de Occidente” y que Rusia está “mostrando su cara despiadada e imperialista” atacando a Georgia y atacando a Ucrania en el 2014, etc., Trump lo interrumpió para aseverar firmemente: “Yo espero que Polonia tenga una gran relación con Rusia. Yo espero que tengamos una buena relación con Rusia y, por cierto, también con China y muchos otros países”. Luego habló sobre una posible reunión suya pronto con el Presidente de China Xi Jinping.

De hecho, la intervención de Trump se produjo en medio de diversas manifestaciones notables de amistad entre naciones en los últimos días. Estas expresiones hechas de paso pero serias, se agregan a las iniciativas realmente sustantivas que están ocurriendo en la diplomacia, lo que indica que existe el potencial real para crear un cambio histórico en las relaciones internacionales, en donde Estados Unidos empiece a realinearse con las otras grandes potencias para colaborar en un nuevo sistema de crédito y desarrollo internacional y la Iniciativa Franja y Ruta. Un momento importante en este proceso será la Cumbre del G20 que se llevará a cabo el 28 y 29 de junio en Osaka, Japón.

Esta semana se reúnen los jefes de Estado de Asia Central para emprender acciones conjuntas sobre seguridad y desarrollo. Hoy llegan a Bishkek, Kirguistán, los dirigentes de las naciones miembros de la Organización de Cooperación Shangai (OCS), entre ellos el Presidente de Rusia Vladimir Putin, el Primer Ministro de la India Narendra Modi, Y el Presidente de China Xi Jinping. Están programadas, o negociándose, varias reuniones bilaterales y trilaterales. Después de esto viene la Conferencia sobre la Interacción y las medidas de Fomento de la Confianza en Asia (CICA) del 14 al 16 de junio en Dushanbe, Tayikistán. Xi, como es su costumbre siempre que realiza una visita de Estado, escribió un artículo para el pueblo de Tayikistán publicado hoy. Destaca que Tayikistán fue la primera nación que suscribió la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) y que las relaciones entres las dos naciones se remontan a 2,000 años.

Entre otras instancias de diplomacia positiva esta semana se encuentran: el Presidente Trump ha elogiado repetidamente “la bella carta” que recibió el 10 de junio del Presidente de la República Democrática Popular de Corea Kim Jong-un. Al hablar el 11 de junio con los medios adscritos a la Casa Blanca, antes de su gira por Iowa, Trump dijo: “Yo creo que Corea del Norte tiene un potencial tremendo, y lo va a lograr. Yo creo que Corea del Norte, bajo su liderato, pero Corea del Norte en sí, por lo que representa, la gente es genial, la tierra es excelente, la ubicación es increíble entre Rusia, China y Corea del Sur. Creo que Corea del Norte tiene un potencial tremendo. Y el que siente esto más que nadie es Kim Jong-un. El lo entiende, absolutamente lo entiende”.

En la misma ocasión, Trump elogió a México. “México está haciendo un gran trabajo en la frontera, realmente nos está ayudando... Están trabajando verdaderamente duro. Lo estamos haciendo muy bien juntos. Una buena relación... Tengo mucho respeto por el Presidente de México. Respeto mucho a las personas con las que tratamos” en las negociaciones de la semana pasada.

De manera más significativa, esta semana se celebraron dos reuniones entre funcionarios de Estados Unidos y de Rusia, a pesar de la atmósfera pesada de satanización de Rusia y el intento de Trumpgate. Hoy en Praga, la subsecretaria de Estado para Control Armamenticio y Seguridad Internacional de EU, Andrea Thompson, se reunió con el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Sergey Ryabkov “para continuar con las discusiones sostenidas por el secretario de Estado Pompeo y el ministro de Relaciones Exteriores Lavrov durante su reunión del 14 de mayo en Sochi, Rusia” según dice el informe del Departamento de Estado. Por otro lado, ayer, en el Departamento de Estado, el embajador de Rusia ante Estados Unidos, Anatoly Antonov, se reunió con el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos David Hale en pláticas a puerta cerrada. Esto también había ocurrido en octubre del 2018.

Quizás el factor decisivo para saber que el potencial es grande para dejar atrás el viejo paradigma del monetarismo y el conflicto perpetuo, es que el Real Instituto de Asuntos Internacionales (Chatham House) —el brazo político oficial de la élite geopolítica británica— salió con un llamado délfico a favor de una “Conferencia por un Nuevo Bretton Woods”. En las letras pequeñas definen que esto significa discutir nuevos “modelos económicos”, tales como ¡ponerle fin al crecimiento económico porque es una amenaza para el clima!

Podemos aprender del coraje y la sabiduría del legado de Lyndon LaRouche. Como dijo Helga Zepp-LaRouche en el Homenaje del 8 de junio, estos enemigos no prevalecerán.“La visión de Lyn sobre un mundo plenamente desarrollado se convierte en una realidad en la forma del Puente Terrestre Mundial, está sucediendo ahora: de una nueva forma de relaciones internacionales entre naciones, de un diálogo de culturas clásicas que reemplace las confrontaciones y de la visión de una cooperación internacional para colonizar la Luna y una misión conjunta a Marte ”.