Expertos y medios noticiosos rusos señalan que los ataques cibernéticos y la escalada contra Irán son esfuerzos para impedir una reunión de Trump y Putin

18 de junio de 2019

18 de junio de 2019 — El diario ruso Kommersant publicó un artículo titulado “Reunión Putin-Trump en un limbo debido a la ‘filtración’ en el NYT sobre los ataques de hackeadores estadounidenses”, en donde informan que “varios expertos le dijeron a Kommersant que la filtración reciente está dirigida a provocar una postura de confrontación de Moscú y para socavar la normalización de los nexos ruso-estadounidenses”. Kommersant señala que “sucedió una situación similar hace un año, antes de la cumbre en Helsinki entre los dos mandatarios, cuando los medios estadounidenses reportaron sobre el supuesto ataque de hackeadores de Rusia contra la red de energía eléctrica de Estados Unidos. Como norma, esos cuentos sobre hackeadores tienen mucha resonancia, y además es algo casi imposible de confirmar o de negar. ‘Es por eso que son la mejor herramienta para crear un escenario para otra confrontación’, dijo el director del Centro de Estudios de Política Estadounidense Franklin Roosevelt de la Universidad Estatal de Moscú, Yuri Rogulev."

Otro experto que cita Kommersant, el director del Centro para el Análisis de Estrategias y Tecnologías, Ruslan Pukhov, declaró que “Los adversarios del Presidente de Estados Unidos, que buscan sus propias ambiciones políticas, le han dado un golpe a sus propios servicios de seguridad, al confirmar realmente sus actividades de sabotaje contra Rusia, todo con el fin de procurar evitar una nueva reunión entre Putin y Trump y establecer un tono de confrontación”.

Por su parte, el periódico Izvestia señaló que la reciente escalada de tensiones en torno a Irán, sirve a los mismos propósitos estratégicos. El director del Centro sobre el Cercano Oriente y el Medio Oriente del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos, Vladimir Fitin, le dijo a Izvestia que “las declaraciones de Estados Unidos sobre la participación de Teherán en los ataques [a los buques petroleros] viene de las mismas noticias falsas como su retórica sobre el empleo de armas químicas del gobierno de Bashar Assad”.