Nueva infraestructura nuclear y científica de Bolivia ofrece perspectiva de desarrollo de 30 años

28 de junio de 2019

27 de junio de 2019 -– Durante la ceremonia del pasado 24 de junio, en honor de los “10 profesionales becarios”, que están por salir a estudiar tecnología nuclear en Rusia, el Presidente de Bolivia, Evo Morales, y el vicepresidente, Álvaro García Linera, presentaron una perspectiva optimista del futuro que espera al país con el desarrollo de la tecnología nuclear y los campos relacionados.

Con la maestría que estos jóvenes adquirirán en Rusia (otro grupo de jóvenes está estudiando medicina nuclear en Argentina) tuiteó Evo Morales: “Los bolivianos avanzamos juntos hacia la liberación y soberanía tecnológica”. García Linera añadió que estos jóvenes científicos, son la “plana científica” que se está entrenando y que será responsable de “la administración, el control del conjunto de industrias y de centros de investigación de punta que Bolivia está construyendo para garantizar el futuro económico de Bolivia, los siguientes 30 años”, informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

García también dijo que él anticipa un futuro en el que Bolivia firmará acuerdos con Rusia, Estados Unidos, Francia, y otros países que están “avanzando en la producción de una energía limpia, por medio de la energía de fusión”.

En octubre de este año se terminará la primera parte del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear que se construirá en la ciudad de El Alto, cerca de La Paz. El Centro que está construyendo Rosatom, agencia de energía nuclear de Rusia, constará de tres plantas: ciclotrón-radiofarmacia, multipropósito de irradiación gama (con aplicaciones en la agricultura) y una pequeña planta de reactor nuclear de investigación. También van a construirse tres institutos de medicina nuclear en las ciudades de La Paz, El Alto y Santa Cruz, con el propósito de convertir a Bolivia en una plataforma regional para el tratamiento del cáncer. El contrato para la construcción de estos tres institutos le fue dado a la compañía argentina de alta tecnología INVAP.

Se van a necesitar al menos 140 científicos altamente entrenados en las tareas de dirigir el centro de investigación, y para este propósito, Bolivia viene enviando grupos de jóvenes científicos a Rusia y a Argentina para prepararse. En los próximos meses otros grupos saldrán de Bolivia a ambos países.