El lunático ultimátum de la OTAN A Rusia

28 de junio de 2019

28 de junio de 2019 — La OTAN emitió una declaración el martes 25 de junio, en la cual le fija un plazo a Rusia para que destruya su sistema de misiles crucero de corto alcance que pueden llevar ojivas nucleares, o si no, la OTAN se verá obligada a responder. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo en una rueda de prensa el martes 25, que Rusia tenía cinco semanas justas para desmantelar el sistema y salvar el tratado. “Le hacemos un llamado Rusia para que tome el camino responsable. Desafortunadamente, no hemos visto ningún indicio de que Rusia tenga el propósito de hacerlo”, dijo Stoltenberg.

Estados Unidos ya había dicho que abandonará el viejo tratado sobre misiles de corto alcance con Rusia, si está no destruye los misiles que la OTAN denomina SSC-8.

El Tratado INF (Fuerzas Nucleares de alcance intermedio) entre Estados Unidos y Rusia, se firmó desde 1987, con el fin de eliminar los misiles convencionales y nucleares, así como los lanzacohetes, de corto alcance (de 511 kms a 1022 kms) y de alcance intermedio (1022 kms a 5643 kms). La OTAN alega que los misiles SSC-8 violan esos términos y que Rusia ha estado desplegando ese sistema en lugares que amenazan a los países de toda Europa.

Stoltenberg presidió la reunión de ministros de defensa de los Estados miembros de la OTAN que se llevó a cabo el miércoles 26. En la rueda de prensa del martes, dijo que en la reunión —en la que participaría el Secretario de Defensa de EU en funciones, Mark Esper— se verían las siguientes medidas que adoptaría la OTAN “en el caso de que Rusia no cumpla” con lo que le pide la OTAN.

Dijo que la respuesta que daría, sería “defensiva, mesurada y coordinada”, pero que no resultaría en el despliegue de misiles nucleares en tierra. “Aunque Rusia está desplegando nuevos misiles, nosotros debemos asegurar que nuestra disuasión sea efectiva. Esa es la tarea de la OTAN”.

Ya antes de que termine el plazo de cinco semanas del ultimátum, y mucho antes del espectáculo ridículo de Stoltenberg, la OTAN (o sea, la Armada de Estados Unidos) ha desplegado destructores que portan misiles en el Mar Báltico, en el este del Mar Mediterráneo y en el Mar Negro, eso sin dejar de considerar a los submarinos de la región del Ártico, todos los cuales amenazan a Rusia con misiles crucero que pueden portar ojivas nucleares.