¿Recibirá la compañía china DJI el mismo trato que Huawei?

29 de junio de 2019

El primer productor mundial de drones de consumo público (principalmente drones para cámaras) es la compañía china DJI, que tiene el 70% del mercado mundial, y el 80% del mercado de Estados Unidos, entre cuyos clientes se cuentan a departamentos de política locales, a la Fuerza Aérea, el sector del cine y muchos más. Ya empezó la campaña entre los mismos ideólogos de siempre para prohibir su utilización en Estados Unidos. Si llega a tener éxito la campaña de estos neoconservadores y neoliberales antichinos recalcitrantes, veremos pronto la misma presión internacional sobre las naciones del mundo entero para que dejen de utilizar los drones de DJI, con el fin de quebrar a la compañía, como lo intentaron con Huawei.

Los alegatos son los mismos que han hecho en la farsa contra Huawei. El 18 de junio hubo una audiencia en la Subcomisión de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado de EU, sobre “seguridad”, en donde presentaron testimonios de que los drones de DJI transmitían información de vigilancia a China y que por lo tanto eran un riesgo de seguridad para Estados Unidos. DJI envió una carta a la Comisión el 24 de junio para “dejar las cosas en claro sobre las imputaciones incorrectas” que se presentaron en la audiencia. La carta señala que “las especulaciones infundadas y la información inexacta que se presentó la audiencia de la Subcomisión, pondrá en riesgo a toda la industria de drones en Estados Unidos, causará un efecto multiplicador que retrasará el crecimiento económico y maniatará a los servidores públicos que utilizan los drones de DJI para proteger al público y salvar vidas. Los drones DJIno comparten el diario de vuelos, ni fotos ni videos, a menos que el piloto del drone decida hacerlo deliberadamente. Los drones no envían automáticamente la información de vuelos a china ni a ninguna parte. No transmiten automáticamente ni fotos ni videos en la Internet. Esta información queda únicamente en el drone y en el dispositivo móvil de los pilotos. DIJ no puede compartir la información de los clientes porque no la recibe nunca”.

El senador Rick Scott (republicano de Florida) dijo en la audiencia que: “Yo creo que estamos locos si hacemos negocios con los chinos. Deberíamos de estar comprando productos estadounidenses en todas las formas que podamos... Ellos no son amigos nuestros”.

El senador Ed Markey (demócrata de Maryland) llevó la locura al extremo de decir que “los chinos animan [a los drones] con sus valores, que no son congruentes con los nuestros”.

DJI contempla construir una instalación de producción en California, la cual ya está bajo ataque de la turba antichina.

El diario chino Global Times publicó un artículo el martes 25, en donde señala que “La DJI, a la que se califica de la ‘Apple’ de la industria de los drones, es el más reciente objetivo de Estados Unidos después de Huawei. No tiene ningún competidor que valga la pena. Las compañías estadounidenses como 3D Robotics y Gorro, eran sus rivales, pero ambas salieron ya del mercado de consumo general, debido a la competencia feroz”. Señalan que los casos de Huawei y de DJI demuestran que China “no está robando tecnología “ a Estdos Unidos, sino que en muchos campos está muy por delante de Estados Unidos.