Trump: No más tratos con el embajador del Reino Unido

11 de julio de 2019

11 de julio de 2019 — El Presidente Donald Trump le aclaró a los conspiradores británicos contra su gobierno en un tuit el martes 9 de julio, en donde aclaró que ya “no vamos a tener tratos con” el embajador británico en Washington, sir Kim Darroch. Las operaciones descaradas de Darroch para darle un golpe de Estado al gobierno de Trump, o si no, controlar su gobierno desde adentro, quedaron al descubierto con las revelaciones que publicó el diario británico Daily Mail el domingo 7 de julio.

“Yo he sido muy crítico de la manera en que el Reino Unido y la primera ministra Theresa May manejaron el Brexit. Que revoltijo han creado ella y sus representantes. Yo le dije cómo debería de hacerse, pero ella decidió hacerlo de otra manera. Yo no conozco al embajador, pero no es apreciado ni bien considerado dentro de Estados Unidos. Ya no vamos a tener tratos con él. La buena noticia para el maravilloso Reino Unido es que muy pronto van a tener un nuevo primer ministro. Yo disfruté totalmente de la magnífica visita de Estado el mes pasado, pero fue la reina la que más me impresionó”, dijo en el tuit.

Por otro lado, sir Kim fue desinvitado también a la cena que ofreció el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, para el emir de Qatar que está de visita en Washington, y en donde estuvo también el Presidente Trump el lunes 8, según varios informes de prensa.

El diario londinense Guardian puso de manifiesto que el imperio británico está más histérico que nunca:

“No está claro del tuit de Trump si él personalmente está rechazando la cooperación con Darroch, o si va a dar instrucciones a todo el gobierno de EU, al personal de la Casa Blanca, al Asesor de Seguridad Nacional y al Departamento de Estado, de cortar nexos con el embajador...

“Si se lleva a cabo tal maniobra explosiva, sería declarar efectivamente a Darroch como persona non grata en Washington y no tendría ningún sentido como interlocutor entre los gobiernos británico y estadounidense”.

Todas las instituciones británicas se han mostrado en contra de llamar al embajador mientras está bajo ataque, pero el Guardian advierte que si Darroch termina aislado en Washington, él mismo se dará cuenta de que “no se gana nada con quedarse, lo cual podría aumentar la tensión en la llamada relación especial”.

El asunto también pone al aspirante a primer ministro, Boris Johnson, en una situación muy precaria. Si ganara el puesto, tendría que decidir sobre el futuro de Darroch, quien ya renunció. Johnson ha preferido quedarse callado con relación a las revelaciones, siendo que el fue secretario del Exterior entre julio de 2016 y julio de 2018, el período en el que los informes de Darroch pasaron por su despacho; ya en diciembre de 2015, cuando era alcalde de Londres, ya había insultado a Trump, diciendo que “claramente está fuera de sí” y “no es apto para el cargo”.

El secretario de Comercio Internacional del Reino Unido, Liam Fox, estuvo en Washington el lunes 8 de julio, y había dicho que intentaría suavizar las relaciones y presentaría una disculpa por las filtraciones a Ivanka Trump, hija y asesora del Presidente. Fox le dijo a la BBC que “este es una asunto tan dañino, potencialmente tan dañino que yo espero que toda la fuerza de nuestra disciplina interna, o hasta la ley, caiga sobre quién haya llevado a cabo realmente este acto particular”, es decir, las filtraciones de lo que hizo Darroch, pero no las acciones de Darroch.

Según el mismo Guardian, algunos parlamentarios “han circulado teorías en el Parlamento de que el culpable podría ser algún hackeador del gobierno ruso u otro Estado hostil”.

La rusofobia por lo visto es menos severa para el gobierno británico. El parlamentario Alan Duncan, ministro de la Oficina del Exterior, le dijo a la Cámara de los Comunes que el gobierno cree que la filtración se hizo “desde adentro” del palacio de gobierno y no por agentes extranjeros