Respuesta entusiasta a la propuesta de una Tren Centroamericano, como parte de un programa de desarrollo regional

4 de agosto de 2019

4 de agosto de 2019 –- La propuesta para construir un tren centroamericano que pudiera conectar varias ciudades a lo largo de la región, desde Panamá hasta México, generó mucho entusiasmo cuando se presentó el 30 de julio en el Parlamento Centroamericano (Parlacen). El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) dio su aprobación a este proyecto que tendría un costo de $40 mil millones de dólares, y necesitará de un financiamiento internacional.

Aunque hasta ahora no se ha dicho nada explícito respecto al papel de China, no hay duda de que la participación de China en la construcción del tren de alta velocidad desde Panamá hasta la ciudad de Chiriquí, en la frontera panameña con Costa Rica, fue un factor determinante para poner en marcha esta propuesta.

Asimismo, el proyecto formaría parte del Plan de Desarrollo Integral para el Sur de México y Centroamérica concebido por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y presentado el 20 de mayo de este año con la aprobación del Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien insiste en que el único modo de resolver la crisis migratoria regional es por medio del desarrollo económico.

El proyecto para “el desarrollo y la modernización’ del sistema ferroviario de Centroamérica se ha discutido como parte de la agenda de 2018 y 2019 del Parlacen, pero ahora se ha organizado una reunión regional más amplia, posiblemente para octubre, para incluir en ella a jefes de Estado de todos los países participantes, según informó la presidente del Parlacen, la diputada salvadoreña Irma Amaya, informó el diario argentino Infobae el 31 de julio.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que funciona en el marco de trabajo del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), tendrá un papel fundamental para obtener financiamiento, según Amaya, quien explicó que el proyecto ofrece una gran oportunidad a los países como Qatar y las naciones de la Unión Europea para que “puedan apoyar en este tipo de megaproyectos" que de manera "contundente" beneficiarán a las naciones de Centroamérica. La idea es mejorar la “conectividad” de todas las naciones de la región, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala. No se ha mencionado a Belice, pero sin embargo obviamente, también se beneficiaría de este proyecto.