Argentina impuso control de cambios para tratar de detener la corrida contra el peso y el caos financiero

2 de septiembre de 2019

2 de septiembre de 2019 — El desesperado Presidente Mauricio Macri de Argentina, emitió un decreto de emergencia el domingo 1º de septiembre para imponer un control de cambios, en un intento por detener la corrida en contra de la moneda nacional, el peso, y la hemorragia de las reservas en dólares que han salido sin control desde las elecciones primarias del 11 de agosto pasado, en las cuales el candidato del Frente para Todos, Alberto Fernández, le dio una paliza a Macri.

Luego de pasarse los últimos siete años atacando a la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner por mantener un programa de control de cambios “contra el mercado” durante su presidencia, el visiblemente deprimido Macri se ha visto forzado a adoptar las mismas medidas para enfrentar el desastre financiero que acarreó su política económica dictada por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Para fines de la semana pasada, el peso se había hundido a un récord de 62 pesos por dólar (a principios de 2017 eran 15 pesos por dólar), luego de que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) gastó más de $3,000 millones de dólares solo entre el 28 y el 30 de agosto para satisfacer a los especuladores. Las reservas perdieron $10,000 millones el último mes, y ahora solo quedan $15,000 millones de dólares.

Así que para prevenir más caos financiero cuando abran los mercados hoy lunes 2 de septiembre, el decreto establece que, debido a varios factores que impactaron la evolución de la economía argentina y la incertidumbre en los mercados financieros, el poder ejecutivo tiene que adoptar una serie de medidas extraordinarias orientadas a garantizar el funcionamiento normal de la economía, sostener el nivel de actividad y del empleo y proteger a los consumidores.

El pasado viernes 30 de agosto, el BCRA había ya impuesto restricciones a los bancos, los cuales ahora necesitan la autorización del BCRA antes de transferir ganancias al exterior. El decreto de Macri restringe la compra individual de dólares a un límite de $10,000 dólares al mes (en realidad una cifra bastante elevada) y cualquier transacción por encima de esa cantidad requiere de la autorización del BCRA. Las personas pueden retirar cualquier cantidad de dólares de sus cuentas personales, pero para transferirlos al exterior del país requieren de la autorización del BCRA.

Las grandes compañías pueden llevar a cabo sus transacciones de importación y pago de deudas en moneda extranjera sin autorización, pero la compra de dólares para el ahorro u otro propósito requiere de una autorización previa. Las compañías extranjeras requieren la autorización del BCRA para remitir sus ganancias a sus matrices en el extranjero.

De particular interés es el requisito a los exportadores de que tienen que liquidar su moneda extranjera en el mercado local a no más tardar de cinco días de la venta, o de 180 días después de recibir el permiso de exportación. Macri había quitado todas las reglamentaciones que establecían estos plazos en los que los exportadores debían de liquidar sus divisas extranjeras, lo cual ocasionó que gran parte de los productores y conglomerados agrícolas se quedaban con sus divisas extranjeras para especular con un mejor tipo de cambio.