La sonda orbital Chandrayaan-2 continúa la audaz misión lunar de la India

9 de septiembre de 2019

9 de septiembre de 2019 —Mientras que los equipos de trabajo del proyecto de la Agencia India de Investigación Espacial (ISRO en sus siglas en inglés) ya se están reuniendo para identificar las causas de la perdida aparente del aparato alunizador Vikram, de la misión Chandrayaan-2; el director de la ISRO, Dr. K. Sivan y otros funcionarios de la agencia espacial anunciaron que la ISRO volverá a llevar a cabo sus misiones de rutina con el Vikram en octubre, y las otras misiones futuras y de avanzada no se han visto afectadas, como la misión solar para el 2020 y la misión tripulada Gaganyaan, programada para el 2022.

La misión Chandrayaan-2 en sí misma está muy lejos de ser un fracaso. ISRO va a intentar restablecer la comunicación con el Vikram en los siguientes 14 días terrestres de luz sobre la Luna, le dijo un funcionario al periódico The Hindu, en tanto que la cámara del satélite estará buscando al alunizador.

La ISRO reiteró hoy, en su más reciente actualización, que del “90% al 95% de los objetivos de la misión se cumplieron y que continuará contribuyendo a la ciencia lunar, no obstante la pérdida de la comunicación con el alunizador”. La sonda orbital está funcionando bien, y tiene suficiente combustible como para continuar mucho más allá de un año, que es la vida de uso que se le había proyectado. En el informe pronosticaron al menos 7 años, pero unas horas después, el Dr. Sivan le dijo al canal de televisión indio Doordarshan, que podría tener una vida útil de hasta 7.5 años, porque ha utilizado el combustible de manera económica.

En su informe la ISRO señaló:

“La misión Chandrayaan-2 fue una misión sumamente compleja, que representó un salto tecnológico significativo en comparación a misiones anteriores de la ISRO, que unió una sonda orbital, un alunizador, y un vehículo de exploración [rover], para estudiar el Polo Sur de la Luna, nunca antes explorado.

“Desde que se lanzó la misión Chandrayaan-2 el 22 de julio de 2019, no solo India, sino el mundo entero estaba pendiente de su progreso pasando de una fase a otra, con enorme expectativa y entusiasmo. Esta fue una misión única que buscaba estudiar no solo una zona de la Luna sino todas, combinando la exosfera, la superficie y el subsuelo de la Luna en una sola misión.

“La sonda orbital ya está colocada en la órbita lunar proyectada, y debe enriquecer nuestro conocimiento de la evolución de la Luna y mapear los minerales y moléculas de agua en las regiones polares, utilizando sus ocho instrumentos científicos de última generación. La cámara [fotográfica] de la sonda orbital es la cámara de más alta resolución (0.3m) que jamás haya llevado ninguna misión lunar espacial hasta ahora, y seguramente nos dará imágenes de alta resolución que serán de mucha utilidad para la comunidad científica global. El lanzamiento preciso y el control de la misión le ha garantizado un larga vida de casi 7 años [a la sonda] en vez del año que estaba programado.

“El alunizador Vikram siguió la trayectoria de descenso programada desde su órbita de 35 km hasta solo 2 kilómetros por encima de la superficie. Todos los sistemas y sensores del alunizador funcionaron de manera excelente hasta este momento, probando muchas nuevas tecnologías como la tecnología de propulsión de fuerza variable en el alunizador”, explicó.

Los más grandes periódicos indios citaron la “Cartilla Lunar” de la NASA, que señala que de 109 misiones lunares desde 1958, solo el 60% fueron completamente exitosas, y publicaron el tuit entusiasta de la NASA para la ISRO:

“El espacio no es fácil. Saludamos el esfuerzo hecho por @ISRO para alunizar su misión #Chandrayaan2 en el Polo Sur de la Luna. Con su viaje, ustedes nos han inspirado, y esperamos las oportunidades futuras para explorar juntos nuestro sistema solar”.