Argentina es una catástrofe económica y social

13 de septiembre de 2019

9 de septiembre de 2019 —Aunque el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, alega que su único propósito en estos momentos es estabilizar el mercado de la moneda nacional y garantizar la “tranquilidad” en los próximos meses, la situación subyacente en el país es explosiva. La conmoción social debido a las espantosas condiciones de austeridad impuestas por las políticas fondomenetaristas de Macri en los últimos cuatro años, aunado a la deuda incontrolable y a la crisis financiera, se han combinado para producir una catástrofe nacional.

Muchos analistas temen que la furia popular es tanta que puede ser imposible contenerla en estos próximos dos meses. En las protestas y huelgas a nivel nacional se pide que Macri declare “una emergencia alimentaria nacional” para atender a las necesidades de los pobres.

La burbuja especulativa causadas por las políticas de Macri de total desregulación, que depende por completo de un “acarreo de fondos” en auge (los capitales especulativos extranjeros que van en busca de los altos intereses y de la moneda de caída), ya explotó, como resultado de la corrida contra la moneda, la devaluación, y la salida de capitales que siguió a las elecciones primarias del 11 de agosto, en las cuales Macri fue aplastado por el candidato opositor, Alberto Fernández. Las medidas de emergencia que se han tomado en las últimas dos semanas, entre ellas el mentado “reperfilamiento” de la deuda y la imposición de un control de cambios “suave”, no han cambiado la realidad subyacente. Desde el 9 de agosto, las reservas han caído en $15.7 mil millones de dólares, y solo quedan $50.5 mil millones de dólares. Destaca además que el control de cambios no se mete con el flujo de dinero especulativo de ninguna manera. A principios de su mandato, Macri eliminó todos los controles de cambio, permitiéndole a los especuladores hacer lo que les viniera en gana.

Según el Observatorio de Coyuntura Internacional y Política Exterior (OCIPEx), de los $37.1 mil millones de dólares de dinero caliente que entró al país desde julio del 2019, un 95% de él, o sea $35.4 mil millones de dólares, salieron del país antes de que se impusiera el control de cambios el 1º de septiembre. Se estima que alrededor de $8 dólares de cada $10 desembolsados por el FMI (hasta ahora $44 mil millones de dólares), han salido del país.

Contexto del 4 de septiembre informó de las conclusiones a las que llegó un equipo de economistas que se conoce como “Proyecto Económico” que muestra que entre el 2016 y el 2019, una cantidad de 4,074 compañías industriales (muchas de ellas pequeñas y medianas industrias), se vieron forzadas a cerrar sus puertas; 120,233 trabajadores (algunos señalan el cálculo en 200,000) perdieron sus puestos de trabajo. Mientras que en el 2015 habían en Argentina 1.3 millones de trabajadores industriales, para junio del 2019, esa cantidad bajó hasta 1.1 millones de trabajadores.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), informó que en junio, la producción industrial por año cayó en un 6.9%, y en un 1.8% en comparación a mayo. En los primeros seis meses del 2019, la producción industrial cayó a 9.4% al año. Para junio del 2019, la industria estaba funcionando en un 59.1% de su capacidad instalada.