En Rusia hay un optimismo cauteloso sobre el despido de Bolton

17 de septiembre de 2019

17 de septiembre de 2019 —- Los rusos han asumido una actitud de “veremos que pasa” sobre el despido de John Bolton de su cargo como Asesor de Seguridad Nacional del gobierno de Donald Trump, dado que hay razones para tener un optimismo cauteloso. Cuando le preguntaron en el Centro de Prensa de TASS, a Leonid Slutsky, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Duma, si la salida de Bolton de la Casa Blanca tendría una influencia para garantizar mayor seguridad en el mundo, respondió: “Tendremos menos retórica a lo Bolton, en particular en las dos cámaras del Congreso, pero hablando en general no va a tener una gran influencia en la situación”, informó TASS. “En un nivel micro, el papel que juega un individuo es importante. Cuando hablamos sobre el proceso a un nivel más serio, existen mayores tendencias objetivas aquí que han hecho raíz en las situaciones de los años anteriores”.

Dmitry Suslov, director del Centro de Estudios Integrales Europeos e Internacionales Integrales, Escuela Superior de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Investigaciones de Moscú, expresó en un análisis que publicó el 12 de septiembre en el portal electrónico del Club de Discusión de Valdai, que mantiene un optimismo cauteloso. “¿Qué sucederá después? Naturalmente uno no puede esperar un reajuste decisivo y radical en la política exterior estadounidense. Washington seguirá percibiendo a China, Rusia e Irán como sus adversarios, seguirá con un enfoque utilitario y mercantilista hacia sus aliados y seguirá siendo escéptico con relación a las organizaciones internacionales y el derecho internacional. Es muy probable que Estados Unidos no retornará al sistema de control de armas recién abandonado, del cual John Bolton era un feroz oponente”.

Suslov argumenta que no se debe exagerar el factor personal, pero “al mismo tiempo, la salida de Bolton crea una especie de ‘ventana de oportunidad’ e inspira un optimismo cauteloso. Suslov espera que Estados Unidos va a procurar incluir en nuevas negociaciones START sobre armas estratégicas, a la nueva generación de sistemas de lanzamientos nucleares de Rusia, junto al arsenal ruso de ojivas nucleares no estratégicas; pero estas condiciones, señala, se deben ver “en muchos sentidos como una postura para una invitación a una nueva posición negociadora”. El pentágono, señala Suslov, todavía prefiere un régimen predecible de control de armamento. “Por lo tanto, sin John Bolton, puede resultar más fácil extender un Nuevo START para un nuevo período, hasta 2026”. También podría ser más fácil para Estados Unidos y para Rusia negociar un nuevo sistema de estabilidad estratégica”, piensa Suslov.

Al fin y al cabo, concluye Suslov, “no se prevé ningún cambio radical, pero surgen nuevas oportunidades positivas para reducir los riesgos inherentes a la política exterior estadounidense”.