El ataque al petróleo saudí, ¿fue el disparo de despedida de Bolton?

19 de septiembre de 2019

18 de septiembre de 2019 — No se conoce todavía con detalle quién fue el autor en el terreno del ataque del pasado fin de semana a un importante campo petrolero y centro de distribución saudí, ya sea con drones o misiles crucero, pero desde la perspectiva estratégica, el caso es claramente la maniobra británica típica, que consiste en que cuando estás en problemas, lo mejor es que reviente todo. Para consternación de Londres, el Presidente Donald Trump se había estado orientando hacia la apertura de un diálogo con los dirigentes de Irán, del mismo modo que lo ha intentado con Rusia y con China. Y dado que el ex Asesor de Seguridad Nacional John Bolton (quien ha tratado de lanzar una guerra contra Irán desde hace años) era un agente británico al interior del gobierno de Trump desde el principio, es razonable preguntarse si esa acción no fue su disparo de despedida en su nombre, por así decir.

Luego de su retórica belicosa del principio, el Presidente Trump parece mantener ahora un enfoque más calmado de esperar a ver quién hizo qué, antes de responder. “Bueno, tenemos muchas opciones, pero ahora no estoy contemplando ninguna opción. Queremos encontrar definitivamente quién hizo esto. Estamos tratando con Arabia Saudita. Estamos tratando con el príncipe heredero y tantos otros de su vecindario, y estamos hablando juntos sobre el asunto. Vamos a ver qué sucede”, declaró Trump el lunes 16 de septiembre.

El líder supremo de Irán, ayatolá Ali Jamenei, declaró el martes 17 que Irán no tuvo nada que ver con el ataque, y que no habrá tampoco ninguna reunión de alto nivel entre Irán y Estados Unidos en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Asimismo, el periódico de Washington, DC, The Hill publicó un artículo donde señala que “recientemente Trump parece estar dispuesto a reunirse con el Presidente iraní, Hassan Rouhani, en la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas, pero la posibilidad se hizo significativamente menor durante los días recientes después del ataque a las instalaciones petroleras”.

Un editorial del diario chino Global Times hizo el siguiente comentario sobre quién en Washington quiere guerra y quién no: “El suspenso en el Medio Oriente gira en torno a si Estados Unidos tomará alguna acción contra Irán o no... Cuando John Bolton estaba en la Casa Blanca, Estados Unidos estuvo bastante cerca de lanzar un ataque contra Irán. Donald Trump suspendió un ataque militar a último momento. Notablemente, el Presidente habló en un tono más leve que [el secretario de Estado] Pompeo sobre los ataques a las instalaciones petroleras saudíes. Él no mencionó a Irán, pero dijo que ‘hay motivos para creer que conocemos al culpable, estamos listos y preparados dependiendo de la verificación’. A pesar de la salida de Bolton, Trump está rodeado todavía de halcones que controlan el poderío militar estadounidense y están ansiosos de dar una demostración de fuerza... Trump quiere ser un Presidente que puede revitalizar la economía estadounidense. Se cree de manera muy generalizada que no tiene interés en las guerras. Pero ciertas fuerzas en Estados Unidos están empujando a Washington para que utilice el poderío militar. Se espera que puedan ser frenados en vez de que se les permita dictar la política en Estados Unidos”.