Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Banqueros psicóticos están enloqueciendo a tus hijos para usarlos como carne de cañón

24 de septiembre de 2019
green-new-deal-banner-sep20-2019-washington-dc-.jpg
Escolares deprimidos y tristes sostienen una manta en frente del edificio del Capitolio de Estados Unidos, el 20 de septiembre de 2019. (Susan Melkisethian/Flickr/CC BY-NC-ND 2.0)

24 de septiembre de 2019 — ¿No es tiempo ya de crear un futuro con LaRouche? Mediante un esfuerzo extraordinario que incluyó conseguir los fondos necesarios para publicarlo, el informe especial del semanario Executive intelligence Review (EIR), “CO2 Reduction Is a Mass Murder Policy—Designed by London and Wall Street” (La reducción del CO2 es una política de asesinato en masa, diseñado Londres y Wall Street), está saliendo de la imprenta justo a tiempo para permitirle al movimiento de LaRouche derrotar la maniobra para imponer una dictadura global de los banqueros. Lean, impriman y circulen este informe especial.

Los grandes peces gordos de la banca global se hicieron presentes en la Ciudad de Nueva York el domingo 22, en la víspera de la “Cumbre de acción climática” de la Organización de las Naciones Unidas, para reclamar que los financieros de la City de Londres y de Wall Street son los dueños del movimiento de “energía renovable verde”, que supuestamente responde a una “emergencia climática”. Estos 130 bancos declararon que los “principios de una banca responsable” son ahora los principios del Acuerdo Climático de París, es decir, la reducción drástica y la eliminación programada de la producción de combustibles fósiles y de la industria en todo el mundo, lo cual se impondrá mediante el retiro de la inversión del sector financiero. Estos bancos globales, encabezados por la “Iniciativa Financiera Verde” del gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, vienen planeando esto desde que se estableció el Acuerdo de París en el 2015.

Entonces ¿para qué es toda esta cruzada climática de los niños? ¿Para qué el movimiento psicodélico ‘Rebelión contra la Extinción’, los saboteadores de Greenpeace, la prédica odiosa de Greta Thunberg contra la paternidad y contra los bebés también? Todo esto con el objetivo de tratar de forzar el cierre de la industria físicamente, y respaldar la fijación de impuestos a la población para imponer la proliferación de energías retrógradas “verdes”. Los bancos esperan que esto, puede ser su nuevo trato, el nuevo despilfarro financiero verde que pueda darles otra ronda de súper ganancias sostenidas en los contribuyentes.

Los bancos de Wall Street, Londres y Frankfurt enfrentan otro estallido enorme de la burbuja de la deuda, que esta vez tiene como centro la deuda corporativa, y que se perfila mucho peor que lo de 2008. Estos banqueros creen que la forma en que pueden escaparse de esto es con un fascismo ecológico contra la industria y contra la población misma.

Lyndon LaRouche pudo ver estas operaciones como ninguna otra persona lo ha hecho o pudiera hacerlo, desde hace 50 años, cuando él contraatacó el informe falso del Club de Roma, Los límites del crecimiento, destruyéndolo con su libro de 1993, No hay límites al crecimiento. Por supuesto, los jefes de Estado nacionalistas como el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el Primer ministro de India, Narendra Modi, quienes se reunieron este fin de semana, se oponen a esta dictadura de los banqueros en contra del progreso industrial. Del mismo modo en que se oponen a esa dictadura el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el Presidente de China, Xi Jinping. Pero Lyndon LaRouche dedicó toda su vida a exponer el “ecologismo” británico como la eugenesia y a combatirlo por medio de programas de progreso científico y tecnológico largo plazo, impulsado por la exploración espacial y el desarrollo de la energía de fusión.

El nuevo informe especial de 64 páginas de EIR es un arma que presenta el método de LaRouche. “Utilícenlo hasta la empuñadura”, como dijera la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, para derrotar a estos banqueros. Divídanlos mediante la restauración de la normativa de la Ley Glass-Stegall (de 1923 de Franklin Roosevelt ), para proteger a la industria y a las poblaciones nacionales del colapso del sistema financiero.

LaRouche pronosticó que los dirigentes de estás cuatro potencias podrían de manera singular derrotar al imperio británico, si cooperan entre ellas en el programa espacial, en el desarrollo de las tecnologías de plasma, y en el desarrollo tecnológico avanzado de todas las naciones del mundo, podrían derrotar al imperio británico. Si queremos que esto suceda, es necesario que Lyndon LaRouche sea exonerado de manera póstuma de las falsas acusaciones que le hizo el FBI, para “exonerar” sus programas económicos y sus ideas.

Lo que tienen que hacer esos dirigentes es ¡exonerar a LaRouche en el 2020 y llegar a la Luna para el 2024!