Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

“Lo que está sucediendo no es un juicio político, es un golpe de Estado”

3 de octubre de 2019

3 de octubre de 2019 — El Presidente Donald Trump tuiteó el martes 1º de octubre: “Entre más me entero cada día, llego a la conclusión de que lo que está sucediendo no es un juicio político, es un GOLPE”.

Eso es precisamente lo que sucede, como lo ha documentado ampliamente por años el movimiento Larouchista. Y lo que sucede también es que quien tiene el control del golpe es el imperio británico y sus aliados estadounidenses, como lo indicó recientemente el abogado del Presidente, Rudy Giuliani, cuando señaló el papel del agente del MI6 británico Christopher Steele y su documento mentiroso y difamatorio con el que se inició toda la operación. El Procurador General, William Barr, y el fiscal federal John Durnham, se encuentran ahora en Italia, en la búsqueda de indicios que puedan exponer toda la operación del golpe. Ciertamente, pueden caer todos los responsables.

El Comité de Acción Política de LaRouche está apresurando la elaboración de un expediente sintético para exponer el flanco más vulnerable de la operación británica contra el Presidente Trump, que es la participación de los golpistas en el otro golpe de Estado, el golpe de la plaza “Maidan” en Ucrania, mediante el cual colocaron en el poder a un régimen neonazi en ese país, en la frontera con Rusia.

Los británicos son concientes del peligro que enfrentan, y no se han preocupado por tomar ninguna precaución, como se ve en el hecho de que obligaron a los demócratas del Congreso a arrojarse sobre sus espadas al respaldar el dizque juicio político, a pesar de que saben perfectamente de que eso significa un suicido político en muchos casos.

El grado de desesperación de los británicos es patente, y se relaciona directamente con el derrumbe de su sistema financiero transatlántico que se viene encima. El congelamiento de los mercados de crédito interbancario en Estados Unidos no se terminó al cerrar el tercer trimestre, sino que continuó incesante esta semana. Y la economía física de Estados Unidos y de Europa sigue también derrumbándose, como se ve en el dato del índice de la gestión de compras que publica el Instituto para la Gestión de Suministros: en septiembre cayó a 47.8; cualquier cosa por debajo de 50, indica una caída absoluta. Este es el nivel más bajo en más de una década. Un derrumbe similar se observa en Europa continental, en Japón y en el Reino Unido.

Comparen esto con la situación en China, en donde durante la última mitad de siglo, se ha reducido la pobreza de manera espectacular; lo que se ha derrumbado es la mortalidad infantil; la esperanza de vida aumentó significativamente, y el analfabetismo ha desaparecido prácticamente, en tanto que todos los niveles educativos y técnicos han aumentado drásticamente. Una señala indicativa de la importancia que le asigna China a la infraestructura, es que la Corporación China de Material Rodante Ferroviario ha construido una planta para producir trenes de levitación magnética capaces de alcanzar velocidades de 600 kms por hora, y trabajan ahora en un modelo de levitación magnética que pueda alcanzar la velocidad máxima de 1000 kms por hora.