Trump Avanza con la campaña en contra del Complejo Militar-industrial

17 de octubre de 2019

17 de octubre de 2015 — El Presidente Donald Trump llevó su campaña para movilizar a los estadounidenses a que lo respalden para acabar con las “guerras sinfín” a la “Cumbre de los valores de los votantes”, hace cinco días, donde habló ante alrededor de 3,000 personas. Esta “cumbre” la organiza anualmente el Consejo de Investigación Familiar Evangélico Cristiano, del cual algunos de sus líderes (por ejemplo, su vicepresidente, el general retirado William Boykin), han sido destacados partidarios de estas guerras.

El Presidente presentó los efectos de estas guerras en términos personales a su público, para expresar de nuevo qué tan duro le es firmar todas esas cartas de pésame a las familias por sus seres queridos muertos, o acompañar a las familias de quienes hayan fallecido en combate cuando vienen a la Base de la Fuerza Aérea de Dover a recibir los ataúdes en los que vienen sus seres amados.

“Hemos estado en estas guerras, en una de ella ya por 19 años, donde la idea de la pelea no es ganar, sino solo estar allí. ¿A qué costo?

“Hemos gastado ahí ahora $8 billones de dólares, miles de vidas nuestras, y millones de vidas del otro lado, por cierto”, le recordó a su público. “Millones. Estamos hablando de millones y millones de vidas…”

“Y a pesar de toda la sangre que se derramó, las vidas que se perdieron, y el dinero que se gastó, el Medio Oriente… hoy es menos seguro. Es menos seguro, menos estable, y tienen conflictos”.

“Quiero que entiendan estas cosas”, dijo el Presidente. “Meternos allí fue la peor decisión. Fueron allí buscando armas de destrucción masiva, y no había ninguna. Ninguna absolutamente. Esas fueron las agencias de inteligencia. Realmente son una maravilla”.

Le recordó a los presentes que hace un año él ordenó que las tropas estadounidenses salieran de Siria –y que sucedió cuando lo hizo. “Yo dije, ‘Ya basta. Vamos a salirnos de allí’. Y ¿qué pasó? No lo creerían; el complejo militar-industrial me cayó encima”.

“Creo que nos vamos a llevar muy bien con China. Creo que nos vamos a llevar maravillosamente con Rusia”, afirmó en otro momento. “Sin embargo, cuando montan esa farsa rusa, hacen que sea mucho más difícil llevarse bien con Rusia. Cuando crean un montón de escenarios diferentes con China, hacen que sea más difícil llevarnos bien con China. Yo creo que lo vamos a hacer bien; pero nos tienen que dejar dirigir a nuestro país de la manera en que se supone que debe ser”.

El Presidente dejó en claro que tiene la voluntad para enfrentar esos intereses belicistas, incluso si se encuentra que es “de nuevo una isla”, dijo, como en el caso de su decisión para retirar las tropas de Siria, en vez de involucrarse en la pelea entre los turcos y los kurdos. Expresó cómo había estado solo hace año y medio, cuando rechazó respaldar a los kurdos cuando se embarcaron en una pelea en contra del gobierno iraquí. En ese momento trataron de hacerlo que apoyara a los kurdos en Irak también, y él se negó, e insistió que “no vamos a escoger ningún bando”. Demostré que yo estaba en lo correcto, añadió; y sin apoyo, los kurdos se retiraron de Irak, y apenas si hubo algún combate.

Trump mostró una iniciativa similar ante el asalto contra el juez Kavanaugh de la Corte Suprema. “Mucha gente dijo, ‘déjelo solo, Presidente’” (incluyendo a algunas de las personas en esta habitación, dijo). “Nunca voy a dar a conocer tu nombre, pero la gente en esta habitación, decían, ‘Déjelo solo, Presidente. Déjelo’. Y yo dije, ‘No lo puedo hacer. El no ha hecho nada malo. Son todos cuentos fraudulentos sobre él. Fueron inventados, de la misma manera como los inventaron sobre mí y sobre otras personas. Puras falacias. No lo puedo hacer, lo siento’”.